El Marques de Sade y su “Filosofia del Tocador”

Les presentamos un texto seleccionado del “Tercer Dialogo” del libro “La filosofía del Tocador” escrita por el Marques de Sade en 1795, cuando se encontraba encarcelado en la Bastilla. Es un libro cargado de ironia donde plasma las debilidades y los vicios de la sociedad en la que vivio. El párrafo se refiere al primer encuentro entre Dolmance, la Sra. De Saint-Ange y Eugenia, una victima de los 2 primeros, que se apresta a incursionar en los vericuetos del amor y el sexo.

15306581903_88374863c1

MADAME DE SAINT-ANGE — Apruebo el proyecto, pero no la continuación… Comencemos nuestra lección o el poco tiempo que tenemos para gozar de Eugenia se gastará en preparativos y la instrucción no podrá concluir,

DOLMANCÉ (Toca a Madame de Saint-Ange en las partes a las que se va refiriendo) — Comienzo. No abundaré sobre estos globos de carne: sabe usted, tan bien como yo, Eugenia, que esto  se llama indiferentemente pechos, senos, tetas; su uso es muy importante en el placer; un amante los tiene bajo sus ojos al gozar; los acaricia, los aprieta; algunos hacen de ellos el lugar del goce, colocan su miembro entre los dos montes de Venus, la mujer lo comprime apretándolos, y luego de algunos movimientos ciertos hombres llegan a volcar allí ese bálsamo delicioso de la vida cuyo derramarse hace la felicidad de los libertinos… ¿No será el momento, señora, de disertar ante nuestra alumna sobre este miembro al que tendremos que referirnos permanentemente?

MADAME DE SAINT-ANGE — Pienso que sí.

DOLMANCÉ –Entonces me extenderé sobre ese canapé, usted se colocará cerca mío, se apoderará del objeto y enseñará sus propiedades a nuestra joven alumna. (Dolmancé se coloca y Madame de Saint-Ange demuestra).

MADAME DE SAINT-ANGE – Este qué ves, Eugenia, este cetro de Venus, es el principal agente de los placeres del amor; se lo llama miembro, por excelencia. No hay parte del cuerpo humano en la que no pueda introducirse. Siempre dócil a las pasiones de quien lo mueve, tanto se mete aquí (toca la concha de Eugenia) … es su camino ordinario… el más usado, pero no el más agradable; buscando un templo más misterioso la mayor parte de las veces es aquí (separa sus nalgas y le muestra el agujero de su culo) donde el libertino trata de gozar: ya volveremos sobre este goce, el más delicioso de todos. La boca, los senos, las axilas, le ofrecen también altares donde quemar su incienso; cualquiera sea el lugar preferido, tras agitarse unos instantes se lo ve arrojar un licor blanco y viscoso que al surgir hunde al hombre en un delirio tan vivo como para procurarle los placeres más dulces que pueda esperar.

EUGENIA — ¡Cómo me gustaría ver correr ese licor!

MADAME DE SAINT-ANGE — Eso podría lograrse por la simple vibración de mi mano. Mira cómo se irrita a medida que lo sacudo. Estos movimientos se llaman polución y la acción, en términos libertinos, hacer la paja. EUGENIA — Querida amiga, ¡déjame hacérsela a ese hermoso miembro!

DOLMANCÉ — Yo no me opongo. Déjela, señora: esa ingenuidad me excita horriblemente.

MADAME DE SAINT-ANGE — Me resisto a ésta efervescencia. Sea prudente, Dolmancé; derramar esta simiente disminuirá la actividad de sus espíritus animales, quitando calor a las disertaciones.

EUGENIA, (tocando los testículos de Dolmancé) — Oh, cómo me disgusta, querida amiga, la resistencia que opone a mis deseos … Y estas bolas, ¿qué uso tienen y cómo se llaman?

MADAME DE SAINT-ANGE — El nombre técnico es pelotas… testículos es el que les da el arte. Estas bolas encierran el depósito de la simiente prolífica de la que acabo de hablar y cuya eyaculación en la matriz de la mujer produce la especie humana. Pero sobre esos detalles nos detendremos muy poco, Eugenia, porque pertenecen más al orden de la medicina, que al del libertinaje. Una hermosa muchacha sólo debe preocuparse de coger, y nunca de engendrar. Nos deslizaremos, sobre todo lo que se refiere al mecanismo de la población, para ligarnos única y fundamentalmente a las voluptuosidades del libertinaje, cuyo espíritu no es precisamente el de poblar…

EUGENIA — Pero, querida amiga, cuando este miembro enorme que apenas puedo tener en la mano penetra, como tú aseguras que puede hacerlo, en un agujero tan pequeño como el de tu trasero, debe producir un gran dolor a la mujer.

llaman? MADAME DE SAINT-ANGE — El nombre técnico es pelotas… testículos es el que les da el arte. Estas bolas encierran el depósito de la simiente prolífica de la que acabo de hablar y cuya eyaculación en la matriz de la mujer produce la especie humana. Pero sobre esos detalles nos detendremos muy poco, Eugenia, porque pertenecen más al orden de la medicina, que al del libertinaje. Una hermosa muchacha sólo debe preocuparse de coger, y nunca de engendrar. Nos deslizaremos, sobre todo lo que se refiere al mecanismo de la población, para ligarnos única y fundamentalmente a las voluptuosidades del libertinaje, cuyo espíritu no es precisamente el de poblar…

EUGENIA — Pero, querida amiga, cuando este miembro enorme que apenas puedo tener en la mano penetra, como tú aseguras que puede hacerlo, en un agujero tan pequeño como el de tu trasero, debe producir un gran dolor a la mujer.

MADAME DE SAINT-ANGE — Cuando la mujer no está acostumbrada, ya sea por delante o por detrás que se produzca la introducción, siempre produce dolor. Es propio de la naturaleza hacernos llegar al placer mediante penas. Pero una vez vencido el dolor nada puede ocasionar tanto placer como el que se siente al penetrar el miembro en nuestro culo, muy superior al que brinda la introducción por delante. Por otra parte, de ese modo la mujer evita una cantidad de peligros. Su salud corre menos riesgos y por sobre todo no corre el peligro de quedar embarazada. No me extenderé, ahora, sobre esta voluptuosidad; nuestro maestro la analizará para las dos, Eugenia, y uniendo teoría y práctica espero te convencerá que entre todos los placeres del goce, debes preferir éste.