Las perversiones en la Antigua Roma

Castigos a la infidelidad: A pesar de toda la libertad seguía siendo una sociedad tremendamente machista. Si alguien tenía relaciones sexuales con tu mujer, entonces tenías derecho a sodomizarlos a ambos, y si lo deseabas podías hacerlo públicamente.

25c9aca781eb787df5a01a7345b8ba36

Infanticidio: La libertad sexual romana generaba muchos embarazos, y las madres no siempre querían a esos niños. Y en consecuencia los tiraban o abortaban, y era una práctica tan común que nadie se extrañaba.

Orgías religiosas: Las bacanales o fiestas de la fertilidad implicaban mucho alcohol y sexo en todas sus variantes entre todos los presentes. Aunque intentaron prohibirse, continuaron por muchos siglos y a pesar de ser un rito religioso con un fin de fertilidad, la gente asistía para mantener relaciones sexuales libremente.

Pederastia: En la actualidad es visto como una aberración, pero en la Antigua Roma era totalmente común. Los maestros usualmente mantenían relaciones con sus alumnos, y la única regla era que para mantener una relación homosexual, el niño debía tener por lo mínimo 12 años. En cuanto a los esclavos, todo valía sexualmente.

Literatura para adultos: Casi toda la literatura trataba sobre aventuras sexuales y fetiches, como si se tratara de una película pornográfica.

Tumbas con alusiones sexuales: Actualmente solemos colocar algunas palabras en las tumbas, pero en la Roma antigua los romanos escribían largos epitafios con descripciones detalladas. En algunos casos se dan consejos para aprovechar el aspecto sexual de la vida, y en otros  describen  la vida sexual de la persona muerta.

Graffitis: Cuando Pompeya fue excavada se encontraron muchos graffitis, algunos de ellos con frases poco corteses, vulgares o  eróticas, generalmente de soldados que estuvieron en el sitio. Lo que más abundan son las referencias sexuales y amorosas.

Pornografía pública: Toda la ciudad estaba cubierta de imágenes pornográficas, generalmente penes en dibujos o estatuas. Los dioses romanos eran retratados teniendo relaciones sexuales y los baños públicos tenían imágenes de parejas en todas las posiciones sexuales imaginables. Esto era muy común porque la idea de la fertilidad dictaba que era buena suerte.

Esclavos sexuales: Las constantes guerras permitían conseguir muchos jóvenes –botines de guerra- de tierras conquistadas que se vendían en todo el imperio. Lo más común era la esclavitud sexual, que era muy practicada entre todos los aristócratas. Los esclavos eran vistos como un objeto, y por lo tanto, no era una infidelidad en el aspecto formal y legal.

.