Pene fracturado: una pasión desmedida   

“Luis” vivió sus cinco minutos de fama en el 2015  no por una proeza, sino por haber sido víctima de una fractura de pene durante un coito con una prostituta. La noticia generó risa y, en algunos, asombro. Por un lado, cada quien imaginaba qué pudo pasar aquella noche del mes de julio para que “la lavadora” –como apodaban a la también bailarina- causara tal mezcla de placer y dolor. Habrá también quien se haya preguntado cómo podía “fracturarse” un órgano invertebrado, siendo que el hombre es uno de los pocos animales cuyo pene carece de hueso. Se llama fractura de pene” a una lesión provocada por la ruptura de una membrana fibrosa llamada túnicaalbugínea, la cual envuelve los cuerpos cavernosos del pene –que se llenan de sangre en el momento de la erección-. Pueden fracturarse uno de los dos cuerpos cavernosos o los dos.

fractura_de_pene

Se considera una urgencia urológica y requiere cirugía inmediata. Como máximo, deben pasar 8 horas entre el acontecimiento y la entrada a pabellón. “Son casos poco frecuentes, que ocurren a uno de cada 100 pacientes”, estima León Montenegro, urólogo, sexólogo y director de la Sociedad Venezolana de Urologia.

El placer característico de una relación sexual puede desaparecer abruptamente luego que el hombre escucha un leve chasquido, similar a la ruptura de una galleta. Inmediatamente, siente dolor y ve cómo su pene pierde erección y se inflama a causa de un hematoma. Esto último delata un sangrado interno, producto de la ruptura de los vasos capilares. Para que tan lamentable hecho ocurra, el miembro masculino debe estar experimentando una erección muy fuerte, bien sea de forma natural o bajo los efectos de estimulantes. Las probabilidades son mucho menores en los penes con erecciones débiles.

Cuando no se atiende la emergencia a tiempo, el pene se deforma y puede terminar padeciendo una enfermedad llamada La Peyronie que acentúa tal condición -incluso en estado de erección-. El paciente sea sometido de inmediato a una anamnesis (información proporcionada al especialista), examen físico, análisis de orina y una ecografía del pene, de acuerdo con un artículo publicado por la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual (Flasses). Al paciente se le suministra anestesia general. Acto seguido, el cirujano retira la piel del pene para verificar donde está la lesión y la sutura. El prepucio se encarga de cubrir la cicatriz.

La recuperación puede demorar entre 2 y 6 semanas, y para que ésta sea satisfactoria, el paciente debe consumir medicamentos antiansiolíticos, a fin de evitar erecciones durante ese período. La función sexual se recupera posteriormente al 100 por ciento, a menos que se registrara algún tipo de disfunción antes de la lesión. 

Penetraciones o movimientos bruscos, falta de lubricación y algunas posiciones sexuales se cuentan entre las causas para que se produzca la fractura de pene durante el coito. Una posición clásica es aquella donde el hombre está acostado, la mujer encima de él y ella gira sobre el eje del pene sin sacarlo de su vagina. El accidente también puede suceder en uno de los vaivenes propios de la relación sexual, cuando se sale el miembro masculino de la vagina y resulta “aplastado” en un nuevo intento de penetración.