Horus y Seth: Homosexualidad en el Antiguo Egipto

La sexualidad en el Antiguo Egipto, se tomaba de una forma muy natural y abierta, pero la homosexualidad no estaba muy bien vista, al menos en público, pero se toleraba “de puertas adentro” pues no existían castigos o condenas por sodomización. Al parecer la práctica activa era aceptada y la practica pasiva, que se asocia a lo femenino, era muy mal vista y hasta despreciada.

horus-vs-seth-2

Durante el periodo pre-dinástico en el Antiguo Egipto, se planteó una lucha entre Seth y Horus, dos altos mandatarios. Según la mitología Seth trato de violar a Horus y ambos encarnados en hipopótamos entablaron una cruenta lucha en las aguas del Nilo. Durante la contienda Seth le saco un ojo a Horus y Horus le arranco el pene a Seth. La intervención de Tot, logra la reconciliación, logrando así la unidad del Alto y el Bajo Egipto, esto sucedió alrededor del 3.000 a. C.

Esta es una de las versiones de lo que ocurrió entre estos personajes, como parte de una situación de poder y dominación. La otra versión se sitúa a comienzos del Imperio Medio -2040-1674 a.C.- Simpson describe la contienda de esta manera, donde se plantea con total evidencia la relación homo erótica entre estos altos dignatarios.

Seth invita a Horus a su casa y Horus con placer acepta la invitación. Al atardecer ambos se acuestan en el mismo lecho y durante la noche, Seth coloca su pene erecto entre los muslos de Horus. Horus cogió el semen de Seth y luego se dirigió a su madre Isis diciéndole que lo ayudara, Isis cortó la mano de su hijo Horus y la mano llena de semen cayó al Nilo. Luego Horus se masturba por admonición de su madre y ella toma el semen de su hijo y lo coloca en una lechuga que es consumida por Seth.

Más tarde, cuando Seth se jactó ante la Enéada (los nueve dioses para juzgar el conflicto) que había hecho el trabajo de un “hombre guerrero” en Horus, es decir que lo había penetrado, Horus se defendió admitiendo lo contrario, que había sido él el que había yacido como “hombre guerrero” sobre Seth, entonces la Enéada gritó en voz alta al semen de Seth para ver donde había fecundado, y de inmediato los bambúes y papiros de las riberas del Nilo contestaron, y cuando llamaron al semen de Horus para ver donde se había fecundado, Seth vomitó el semen de Horus que había tragado en la lechuga.”

Hay más  versiones de este relato, pero en todas aparece el aspecto de que ser activo en una relación homosexual era aceptado y el deseo entre dos hombres era aceptado como natural por la Eneada. La masturbación entre hombres era aceptada y la acción de ser penetrado era considerada humillante.