Sé inolvidable en su cama

Instálate en su mente. Después de estas 7 ideas, dejarás a tu pareja con una sonrisa en la boca y recordándote cada segundo. ¡Es hora de disfrutar!


inolvidable-en-la-cama


Amamos sentirnos libres y no quebrarnos la cabeza por complacer. No estamos ahí para eso, sino para responsabilizarnos de placer de cada uno y compartirlo.

Sólo tienes que ser tú, dejarte llevar y abrirte a la experiencia. Aplica estos mega tips y grábate en su memoria.

1. Cero quejas, cero demandas

No se trata de convertirte en una marioneta a la que todo le parezca. Puedes poner tus límites y hacer sugerencias pero todo está en el modo. Ser quejumbrosos, típico: ‘Ash, no, eso no me lo hagas’; ‘¡Ay, me duele!’, ‘Ni lo creas, eh. Eso no me gusta’, lo único que consigue es vulnerarl a tu amante, eliminar la confianza y hacerte ver como un mandamás del colchón. Sin contar con su pateada autoestima.

Trata suavemente a tu favor

Digamos que él o ella, está tocándote con demasiada intensidad en alguna zona extra sensible como tu clítoris, pene o pezones. Antes de lanzar la demanda quejosa, mírale a los ojos, toma una de sus manos, pasa tu lengua o labios por la punta de sus dedos y recoloca su mano en la zona (o en otra que en ese momento te apetezca más) y dile ‘Prueba hacerlo así. Me encanta’. Y cuando comience, siente, relájate y deja que observe cómo lo disfrutas de ese modo.
O bien, si intenta alguna práctica que no se te antoja, sólo di: ‘Tengo una mejor idea, qué tal si hacemos…”. Deja que tus neuronas horny trabajen y lanza una buena idea que te excite. Mucho más útil y se logrará una mejor conexión erótica.

2. Deja la coreografía

Lo que le gustaba a tu ex no necesariamente le va a gustar a tu nueva pareja o compañeros sexuales. Claro, cada persona tenemos nuestras ‘movidas infalibles’ que nos han funcionado con muchos, pero redescubre. Cada quien tiene un mapa de erotismo y una manera especial de expresar su sexualidad.

Como si fuera tu primera vez

Pero en esta ocasión sin nervios ni angustia, y sabiendo perfectamente a lo que vas. El truco está en sentir que por primera vez tienes un cuerpo desnudo frente a ti por develar, por descifrar sus secretos. Del mismo modo, permite que la otra parte descubra el tuyo. Dense un pase libre por toda la piel y dejen que las sensaciones entablen el lenguaje.

3. Deja el drama

No te tomes el sexo tan en serio. Relájate, ríe, platiquen. Crea una sensación de complicidad. Y –muy importante- siéntete deseable. Les parece odioso que te pongas a hacer una lista de todo lo que odias de tu cuerpo. Evita apagarle el deseo.

Diviértete

Nada más sexy que una persona que quiere pasarlo bien. En las charlas entre rounds, deja que tu cuerpo desnudo acompañe a tu sonrisa, cuéntense cosas hilarantes de sus vidas. Incluso de sus experiencias con ligues o ex. Ver que te deleitas, te sientes segura o seguro de mostrar tu cuerpo sin autocriticarte, y que sabes disfrutar es más excitante que un cuerpo perfecto pero una cara de ‘huele guiso’.

4. Usa más tu boca

Tus labios son más importantes de lo que imaginas. Y hay que aplicarlos con maestría.

Oooorales

Besa más, recorre su cuerpo con tus labios y claro, aplica más caricias orales en sus zonas favoritas. Y ya que estamos en esas artes, no olvides lubricar bien tus dedos con Extreme Lube by SICO® y deslizarlos por sus genitales en un roce continuo mientras tu boca y lengua se encargan de otras zonas. Tiene una textura más suave que los lubricantes con base de agua, y se desliza delicioso. Eso sí que es algo para recordar.

5. Dile lo bien que lo hace

Más que el dirty talk y los gemidos de estrella porno, escuchar que sus maniobras están siendo efectivas en tu cuerpo resulta súper excitante.

Cheer up

No quiero que le hagas una fiesta sólo por lograr una erección, pero mientras hacen el amor expresa lo mucho que lo disfrutas o lo que te gusta que te haga. Eso hará que también te diga las maravillas que sabes hacer (we know). Sentirnos integrados y aprobados nos hace segregar más dopamina en el cerebro y eso aumenta nuestro deseo de continuidad y claro, de ir por otra dosis de placer.

6. Llega al orgasmo

Cero fingir. Conócete de una vez por todas y comparte ese conocimiento con él, muéstrale el camino, date permiso de pedir justo lo que quieres en donde lo quieres. Ya sabes cómo (punto 1).

Deja de pensar y siente

Otro must para lograr el clímax cada round está en dejar a un lado el juicio y la charla mental, siente. Siente. No te presiones. Déjale tocarte, estimúlate o pide que te estimule y encuentra las posturas que te disparan.

7. Dispara el recuerdo y repite

En el siguiente encuentro recuérdale lo bien que lo pasaron la última vez y tráiganlo a su memoria mientras lo repiten. Y obvio, busquen nuevas ideas para recordar la siguiente ocasión.

inolvidable-en-la-cama

Al otro día mándale un texto o mail y dile que no puedes dejar de pensar en toooodo lo que hicieron. Un poco de sexting (no abuses, tampoco stalkees), puede reforzar el vínculo. Y, las imágenes en su mente.

Inolvidable. Literal.

Fuente elsyreyes.com