Escándalo por muñeca sexual de 12 años

Inglaterra y los medios británicos han sido los primeros en hacer un escándalo con la noticia, se trata de una muñeca sexual que aparenta tener unos 12 años. Los flemáticos  ingleses han calificado el polémico juguete sexual – de un acabado casi perfecto –como “algo enfermizo” y las  reacciones en las redes sociales tampoco se han hecho esperar, sobre todo en la red del pajarito: Twitter. La estatura de la muñeca,  algo más de 70 centímetros,  sus rasgos aniñados, la dulzura de su expresión y la perfección de su acabado, han sido las principales causas que han escandalizado a muchos usuarios y han creado polémica a nivel mundial.

robottoy_land2_2744186a-768x1024 (1)

El desarrollo de estos juguetes sexuales está llegando a tal sofisticación y perfección que, algunas de las creaciones, pueden ser realmente polémicas y es el caso de esta “Gothic Lolita”. Se trata de una empresa china especializada en artículos y juguetes sexuales  para adultos que ha impactado en Internet, y ha vuelto viral una de las muñecas que han puesto a la venta.

La sex doll del escándalo está fabricada de silicona, como casi todas las de su tipo, pero sus atributos han causado mucha controversia pues parece una niña de poco más de 12 años, va vestida como una mujer adulta de negro o de luto y recuerda a una Gothic Lolita. Para completar el escándalo y la polémica se entrega al público en un ataúd de madera.

El polémico juguete cuesta un poco menos de mil euros y fue fabricado en China por la empresa ShengYi, que se especializa en juguetes sexuales de este tipo. Según explican medios británicos, la compañía ofrece varias alternativas, pues se puede escoger entre diferentes colores de pelo, ojos y piel y además se pueden seleccionar sus rasgos faciales, que pueden  ser tanto europeos como orientales, según la preferencia del comprador.

La disponibilidad al público de esta muñeca, ocurre al mismo tiempo  que las recientes polémicas, que tuvieron como centro, la de la empresa Trottla especializada en crear muñecas de aspecto infantil que, según acabó confesando su fundador, Shin Takagi, eran compradas sobre todo por pedófilos.

La polémica está centrada en que aseguran que el “juguetico” incita a la perversión y a la pedofilia y ha tenido los peores comentarios en su contra y se ha visto rodeada de muy mala repercusión. No se sabe aún si el escandaloso producto seguirá a la venta.