Drogas y placer sexual

Se han realizado numerosos estudios acerca de sus efectos en la psique y la conducta humana. Uno de los más destacados fue realizado por el doctor Matthew Johnson, y se basó en las experiencias de personas que han tenido relaciones sexuales mientras se encontraban bajo los efectos de drogas. Y se explica de esta forma: “Mucha gente consume diferentes tipos de droga, y mucha gente tiene sexo. Escoge una droga, pregunta y verás que cualquiera te va a decir que es increíble tener sexo bajo sus efectos”.

image-37

Johnson categoriza las experiencias sexuales recopiladas en términos demográficos y en tipos de drogas utilizadas como: alucinógenos, alcohol, nitritos, éxtasis, cannabis, cocaína y anfetaminas

Nitritos –  Popper: Son vasodilatadores que relajan y mantienen al cuerpo en un estado de mareo que altera la percepción con el fin de preparar el cuerpo para emociones intensas. Entre los riesgos de esta droga se encuentra que el líquido si se traga por accidente y no se inhala debidamente puede traer graves daños de envenenamiento, es peligroso mezclarlo con otras drogas porque puede aumentar las deficiencias sexuales. Por otra parte, aunque sus componentes relajan los músculos del cuerpo haciendo más placentero el sexo anal, esta misma cualidad puede incrementar la posibilidad de desgarres y hemorragias aumentando el riesgo de contraer enfermedades.

Alcohol: los encuentros sexuales debido a sus características des-inhibidoras, aunque no necesariamente sea una ventaja al momento de la intimidad. Tiene efectos aleatorios en los individuos que lo consumen, puede incrementar o disminuir el deseo sexual, la excitación o el orgasmo. Entre sus efectos, al tomarse de forma moderada, permite que los individuos se expresen con una mayor libertad, encuentren placer en el estado de la expectativa y eliminan el estrés emocional. Cuando se abusa afecta el sistema nervioso, en los hombres puede ocasionar disfunción eréctil, en las mujeres resequedad vaginal, también influye en cómo se perciben las personas acrecentando su atractivo, e impide tomar decisiones correctas, lo que incrementa el riesgo de tener sexo sin protección.

Cocaína y Anfetaminas: Steven Shoptaw, profesor y psicólogo de la unidad de abuso de sustancias en UCLA, explican que la droga circula por diferentes sectores demográficos, desde amas de casas hasta pandilleros. La investigadora Zhana Vrangalova, en la serie de entrevistas recopiladas para analizar el comportamiento del sexo bajo est influencia.

Marihuana: El psicólogo Mitch Earlywine, de la Universidad de Albany, New York, asegura que: “en general, dos terceras partes de los consumidores experimentados aseguran alguna mejora en su vida sexual” y  “indican que los hombres creían que eran más atentos en el sexo después de fumar la planta. La mayoría asegura que mejora el orgasmo y que, en general, aumenta la excitación y la sensibilidad “Aunque de la misma manera, sostiene que hay casos de personas que el usar cannabis los hace sentir deprimidos y disminuye su apetito sexual.

Extasis o MDMA: Karen McElrath, en sus estudios de MDMA explica que: “Muchos individuos que consumen MDMA puro experimentan una sensación de cercanía emocional (incluso con desconocidos), que puede incluir sensualidad, aunque sin el deseo de sexo con penetración”. La investigadora afirma que las cualidades estimulantes del sexo en el éxtasis se deben a la mezcla con otras drogas o a la poca pureza de sus propiedades, ya que a un nivel de pureza extremo disminuye la inclinación a las relaciones sexuales, condicionando el cuerpo a un estado más empático y emocional que puede ocasionar por ejemplo disfunción eréctil.

Alucinógenos: causan alteraciones profundas en la percepción del tiempo de vigilia, provocan confusión mental, pérdida de la memoria y desorientación personal, entre las drogas disociativas se encuentran: DMT, LSD, Ketamina y PCP.  Los relatos sobre intimar sexualmente bajo los efectos de estas drogas pierden mucha credibilidad. 

Opiaceos:  una de las drogas más famosa por la cantidad de muertes que han causado sus sobredosis es la heroína, en hoteles, discos y festivales, debido a la gran adicción y dependencia que crea, en los mitos urbanos se sabe que tomar heroína no es un juego es una decisión. Los estudios demográficos no arrojan datos significativos que permitan predecir o establecer un comportamiento recurrente de esta droga en la actividad sexual.