La transexualidad en Irán [documental]

Este documental nos relata la paradójica situación que se vive en Irán, un país  donde la transexualidad es legal en el Estado, pero no así la homosexualidad, que es castigada hasta con la pena de muerte.

El documental muestra cómo muchos homosexuales se cambian de sexo a fin de no sufrir de ostracismo ni que les maten por ello. La tasa de transexuales en Irán es 10 veces mayor que en Europa. Las cifras hablan por sí solas.



La tasa de transexuales en Irán es 10 veces mayor que en Europa y es vista como el “mal menor” y la solución a la homosexualidad y el lesbianismo, aunque este último es más difícil de visibilizar en la mayoría de las sociedades con mayoría de población musulmana.

Si parece una contradicción que se persiga la homosexualidad y sean legales las operaciones de cambio de sexo, para el gobierno de Irán no lo es. La idea subyacente es que si un hombre gusta de otros hombres es porque es una mujer y viceversa. A esto se suma que muchos homosexuales se cambian de sexo a fin de no sufrir de ostracismo ni que les maten por ello. Lo de ejecutar los homosexuales normalmente se hace por falsas acusaciones a los disidentes.

El documental también revela que los prejuicios contra quienes no adhieren a los códigos hetero/andronormativos encuentran obstáculos similares en todas partes. También es interesante analizar el hecho de que cambiar el sexo a femenino, implica quedar bajo las reglas que limitan los derechos de las mujeres en los espacios públicos, por ejemplo.

Feminismo, Islam e Inclusión LGTB

Desde el Feminismo Islámico siempre ha existido apoyo y colaboración hacia nuestros hermanos y hermanas LGTB en su lucha por un Islam inclusivo. En mi opinión, la lucha por este Islam inclusivo no sólo es de los musulmanes y musulmanas LGTB, sino a favor y en colaboración de toda persona que se sienta excluida o rechace la prédica de discriminación tanto dentro del Islam como fuera de él. Ante Dios no existen seres humanos más legítimos que otros.

El Corán establece que Dios creó a la Humanidad (an-nisan) sin distinciones; no sacó a la mujer de la costilla del hombre ni tampoco establece categorías de validez entre los seres humanos por su identidad: “Lo único que diferencia a un musulmán de otro es su nivel de piedad”. El concepto mismo de la divinidad en el Islam es indefinido en este aspecto, ya que no tiene sexo ni género.

Al respecto, es invaluable lo que organizaciones como CALEM hacen a favor de la inclusión LGTB en el Islam y contra los discursos de odio por razones de género/orientación sexual. En el link a su página pueden descargarse las dos ediciones del Libro Verde por un Islam inclusivo. Al respecto, puedo mencionar también la apertura de una mezquita en Francia en la cual pueden asistir personas de toda orientación sexual sin necesidad de ocultarlo.

No estoy de acuerdo con las aproximaciones a la inclusión LGTB desde una perspectiva minoritaria y subalterna. El feminismo islámico, como todo tipo de feminismo, debe estar sujeto a una introspectiva constante con respecto al enfoque de inclusión.

Existe un discurso oficial androcéntrico y heteronormativo que genera discriminación y subalteridad. Reclamar la inclusión de las personas LGTB a partir de su “anormalidad” es aceptar dicha elaboración, así como la exclusión que genera, como válida. Son este tipo de concepciones las que configuran el marco simbólico que permite luego la violencia.

Basar la discusión sobre los derechos de los LGTB en el Islam al escrutinio de su existencia misma como personas, es un atropello hacia ell@s. La discriminación contra los LGTB y la Homo-TransFobia que origina, no es un problema basado en su orientación sexual, sino que es un problema social.

Respecto a las personas transexuales me preocupa el surgimiento de un nuevo enfoque feminista que los excluye de las luchas por la equidad de género, negándoles incluso su derecho a construirse como “mujeres”. Esta es la postura que asumió la organización del Encuentro Feminista realizado en Chile en noviembre de 2012, que no admitía hombres feministas, ni a nadie fuera del binomio mujer/vagina.

Algo similar fue reportado durante el desarrollo del Encuentro de Mujeres en Posadas, Argentina, que se define a sí mismo como una instancia de corte Feminista; sin embargo, asistentes denunciaron hechos de discriminación hacia las personas transexuales.

Lo último sobre este tópico es el RadFem2013, un evento que se realizará en Londres en junio de 2013 y que reúne a “feministas radicales” que sostienen, entre otras cosas, que los transexuales “no deben existir”. Según lo han denunciado grupos feministas y de activismo LGTB, sitios como PretendbiansRadicalHub y GenderTrender, manejados por miembros de la organización de este evento, son usados como plataforma para promover un discurso de odio y el acoso online hacia los transexuales.


Fuente youtube.com