Nuestros Derechos sexuales

Desarrollar plenamente la sexualidad es esencial para el bienestar individual, interpersonal y social. Los derechos sexuales son derechos humanos universales basados en la libertad inherente, dignidad e igualdad para todos los seres humanos. Estos son los derechos sexuales que deben ser reconocidos, promovidos, respetados y difundidos por todas las sociedades, de todas las formas y maneras.

descarga

El derecho a la libertad sexual: abarca todas las posibilidades de expresar tu potencial sexual. Excluye todas las formas de coerción sexual, explotación y abuso en cualquier tiempo y situación de la vida.

El Derecho a la Autonomía sexual, Integridad sexual y Seguridad del Cuerpo sexual: habilidad de tomar decisiones autónomas sobre la vida sexual de cada uno. Incluye el control el placer de nuestros cuerpos libres de tortura, mutilación y violencia de cualquier tipo.

El Derecho a la Privacidad sexual: para tomar decisiones individuales y conductas sobre la intimidad, siempre que no interfieran en los derechos sexuales de otros.

El Derecho a la Equidad sexual: la oposición a todas las formas de discriminación, independientemente del sexo, genero, orientación sexual, edad, raza, clase social, religión o invalidez física o emocional.

El Derecho al Placer sexual: El placer sexual incluye el autoerotismo, es una fuente de bienestar físico, psicológico, intelectual y espiritual.

El Derecho a la Expresión sexual emocional: cada persona tiene derecho a expresar su sexualidad a través de la comunicación, el contacto, la expresión emocional y el amor.

El Derecho a la libre asociación sexual: la posibilidad de casarse o no, de divorciarse y de establecer otros tipos de asociaciones sexuales.

El Derecho a hacer Opciones Reproductivas, Libres y responsables: para decidir si tener niños o no, el número y el tiempo entre cada uno, y el derecho al acceso a los métodos de regulación de la fertilidad.

El Derecho a Información basada en el Conocimiento científico: la información sexual debe ser generada a través de un proceso científico y ético, y difundido en formas apropiadas en todos los niveles sociales.

El Derecho a la Educación sexual comprensiva: es un proceso que dura toda la vida, desde el nacimiento y debe involucrar a todas las instituciones sociales.

El Derecho al cuidado de la Salud sexual: debe estar disponible para la prevención y el tratamiento de todos los problemas, preocupaciones y desordenes sexuales.