Los problemas sexuales de los gordos y las gordas

El exceso de kilos puede influir, y de hecho impedir, una vida íntima y sexual placentera y completa. En el caso de parejas establecidas y formales, puede ser un síntoma de algo marcha mal…O muy mal en la relación de pareja.

fernando botero, obras

Las mujeres obesas, tienden a “protegerse”más desde el punto de vista amoroso y sexual. Muchas se sienten frustradas con su aspecto físico, y no se arriesgan a una aventura o “affaire” sexual, e incluso su vida íntima se puede volver un tanto insatisfactoria. “Esta es una de las principales razones por la que muchos hombres buscan compañeras “gruesas” argumenta un especialista, y agrega: “Aquellos hombres sumamente celosos, que desean tener una esposa o pareja en casa, totalmente fiel, prefieren una mujer bien gorda”

Sin embargo, muchos de estos hombres no se exigen a sí mismos esa fidelidad, es decir, no se miden a sí mismos con la misma vara. Desean y exigen total fidelidad por parte de ellas, pero ellos tienden a caer en aventuras y amoríos fáciles y casuales, a veces con consecuencias nefastas; sobre todo si ellos no son obesos. Cuando el esposo es el “grueso” de la pareja, la mujer tiende a aceptarlo con más facilidad, que cuando ocurre a la inversa, más aun cuando el hombre tiene una estupenda estabilidad económica. Usualmente la mujer está tranquila porque piensa que su esposo no se atreverá a serle infiel con ninguna otra mujer.

Un número considerable de hombres se sienten atraídos físicamente por las mujeres obesas…Aunque no lo confiesan públicamente. “No me gustaría que mis amigos me vieran en una fiesta acompañado por una gorda” comenta uno en voz baja, quizás influenciado por el prototipo de belleza delgada, extremadamente esbelta y casi anoréxica, que vende la industria de la moda y la publicidad en general. En muchos de estos casos, los hombres que las prefieren así, las buscan para aventuras exóticas y a veces un tanto extremas, casi nunca como compañeras de vida o pareja estable. Tampoco es posible concluir que todos los que buscan mujeres obesas, serán capaces de rechazarlas o rehuirles en público o de no convivir con ellas como pareja.

El derecho a una vida sexual plena es para todos los seres humanos, sin excepción, y los kilos o libras de más pueden causar problemas o bulling, pero no deben ser un impedimento si se tiene la disposición y la actitud adecuada para resolverlos.