La Masturbación: un tabú en parejas

Según Francisca Molero, vice presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS) y co directora del Institut de Sexología de Barcelona, todavía están muy vigentes connotaciones negativas sobre la sexualidad y la masturbación: “Se tolera y se acepta la actividad sexual sin el fin procreativo, pero debe ser compartida o individual, en el caso en que no se tenga con quien compartirla” Esta situación provoca que algunas personas piensen que la masturbación no debería darse si tenemos pareja, o se puede interpretar que algo está mal, si alguno de los integrantes de la relación tiene la necesidad de practicarla.

mfm2

“Hay que tener muy en cuenta que la sexualidad es de cada uno/una” añade y destaca la Dra. Molero. Ester Pérez Opi, co directora del centro de atención a la pareja Biko Arloa y vocal de la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología (AEPS) opina que: “Las parejas siguen viendo la masturbación como una relación sexual de segundo orden, un sustituto para cuando no pueden realizar su relación coital”

Por lo que algunos siguen sin considerar el autoerotismo como equitativo al sexo, aun cuando se define como una relación sexual. “Muchas  parejas siguen entrando en crisis cuando descubren que el otro se masturba a escondidas” acota la especialista. “Creemos que esto proviene de factores educativos, pese a que, en general, tenemos una buena educación sexual. Pero indagar en otro tipo de conductas, mas allá de las coitales, supone cambiar de actitud”

La masturbación cumpliría, entonces, una función diferente a la actividad sexual compartida, en la que dos personas quieren compartir placer e intimidad sexual, por otro lado, la masturbación forma parte de la sexualidad individual, pues cada persona tiene una frecuencia de actividad sexual, y es negativo ceder o frustrarse porque no se acople a nuestro ritmo. Por eso, el mito de que nuestra pareja debe compartir el mismo deseo sexual que nosotros es ilusorio, ya que cada integrante tiene distintas necesidades, y es muy difícil que siempre se comparta la misma sexualidad.

No hay dos personas que posean libidos iguales y es probable que alguna de ellas necesite tener más orgasmos, algo que se puede compensar perfectamente con la masturbación. Otros piensas que es de práctica exclusiva en la juventud y cuando no se tiene una pareja estable, es decir cuando se está soltero. Pero en realidad no es así, pues es una práctica sexual totalmente valida, que además, puede tener beneficios para la salud.