Shunga: Arte erótico japonés

Shunga significa “imágenes de primavera” y se refiere al acto sexual. Son ilustraciones realizadas en xilografía, que son planchas de madera talladas e impregnadas en tinta y representan escenas explícitamente sexuales. Destacan sus brillantes colores, su elegancia de trazo y su detallismo.

510
Se produjeron en Japón durante el período Edo, vale decir desde 1600 hasta la llegada de la era moderna en el siglo XIX. El shunga más antiguo que se conserva data de 1660 y es un auténtico manual de sexo  con más de 48 posturas sexuales y hace una descripción de las prostitutas de Yoshiwara: su precio, sus características, dónde localizarlas…Representan desde samuráis, comerciante, desde monjes budistas a prostitutas, desde jóvenes recién casados a matrimonios, incluso muchas de ellas incluyen personajes mitológicos y fantásticos o animales. Siempre estaban muy relacionados con los sucesos de su época y su literatura.

images

La mayoría incluyen textos o  diálogos en los que la escena es descrita o introducen elementos humorísticos. Uno de los aspectos más llamativos de arte Shunga son los enormes atributos sexuales que salen representados, tanto los femeninos como los masculinos, aunque son más desproporcionados estos últimos.  La mayor parte de Shungas representan relaciones  heterosexuales, aunque no son pocas las escenas de otro tipo:
– Escenas homosexuales entre varones: besos, masturbaciones y sexo anal, también se ha observado la presencia de prostitutos.
– Escenas lésbicas: mujeres besándose, frotándose los genitales o practicando el cunnilingus, incluso manteniendo relaciones mediante dildos (harikata) o con máscaras teatrales de hombres.
– Tríos, normalmente compuestos por una mujer, un hombre y un chico joven, mujeres masturbándose ante la ausencia de su amado y escenas de voyerismo
– Escenas con animales como pulpos, gatos o perros.
– Escenas fantásticas con demonios y divinidades

pic61

Los escenarios reflejados en las imágenes Shungas suelen ser el interior de las viviendas o prostíbulos aunque también aparecen paisajes floridos y bucólicos. Es habitual encontrar pequeños elementos de la vida cotidiana como juegos de té, instrumentos musicales y libros

También servían como guía sexual para las parejas de recién de casados, según una novela popular de aquella época, no era raro encontrar estas imágenes adosadas al mueble nupcial. Se sabe de la existencia de salones de exposición exclusivos para este tipo de ilustraciones donde la clase media tenía que pagar para poder entrar. Se ha intentado ver  este fenómeno como los inicios de la industria del porno actual.