La Misoginia en el Islam

Tanto el Corán como los Hadices de Mahoma, tienen fuertes matices misóginos y siempre prevalece la jerarquía del hombre sobre la mujer. Se basan, al igual que en la religión cristiana, en la idea de que Dios creo primero al hombre y luego a la mujer y por eso desde el principio de la creación, el hombre está situado “por encima de la mujer”. Dentro del matrimonio, la sumisión total de la esposa al marido es una realidad incuestionable, e incluso el Profeta dijo: “Vuestras mujeres son campo labrado para vosotros. Venid pues a vuestro campo como queráis” En algunos contratos matrimoniales se podía especificar si la mujer podía recibir visitas o salir de casa.

6336_2_4da315790248b

Imam Ali, casado con Fátima, la hija de Mahoma, es uno de los más resaltantes misóginos y antifeministas del Islam: “Oh hombres, No obedezcáis nunca y de ninguna forma vuestras mujeres. No les pidáis su opinión acerca de nada, incluso en cuestiones de vida cotidiana (…) No tienen religión cuando están solas, están abandonadas a sí mismas; sin piedad ni virtud cuando se trata de sus deseos carnales”

Imam Al-Yawsi asimila lo femenino con el diablo, pues dicen que toda mujer es fuente de tentación, por lo que hay que evitar a toda costa estar a solas con una mujer desconocida, pues te puede empujar al pecado. La conquista del Oriente por parte de los árabes permitió la adopción de prácticas culturales de sansanidas y bizantinos, como la segregación y reclusión de las mujeres, apartándolas de cualquier actividad política o pública.

Solo en el terreno sexual se puede encontrar una cierta igualdad entre hombres y mujeres, pues según sus textos jurídicos deben vivir en una situación de igualdad dentro de los deberes sexuales matrimoniales. El marido debe respetar a su esposa y hasta en los casos de poligamia debe seguir satisfaciendo a su mujer. Ya es costumbre escuchar las terribles noticias acerca de ablaciones en numerosos países musulmanes. Por otro lado la mayoría de los médicos árabes hablaban de la necesidad de que la mujer llegase al orgasmo como remedio para mejorar su salud, tanto física como mental.