Para mejorar tu confianza sexual

La sexualidad no se circunscribe solo al acto sexual: Si quieres fomentar tu confianza sexual, no solo debes fomentar tus relaciones sexuales. La sexualidad engloba un “todo”: la forma de movernos, de mostrarnos, de relacionarnos. Trabaja esta auto sexualidad e iras ganando puntos en tu auto concepto, al observar tus éxitos

sex_0

Aprende a disfrutar tu cuerpo: Para poder disfrutar con otras personas tienes que saber qué cosas te gustan y que cosas no. Explórate, tócate y conócete. Todo tu cuerpo puede ser una fuente de placer, si lo cuidas y lo mimas como se merece.

Destápate: En momentos, esa falta de confianza asexual se manifiesta atravesó de la vestimenta. Tratamos de ocultar nuestro cuerpo y usamos colores que contribuyen a nuestro objetivo. Recupera el color en tu armario, potencia aquellas partes de tu cuerpo que más te gusten y busca la forma de sacar más partido de aquellas que menos te satisfagan.

Atrévete: En algunas ocasiones hacer alguna “travesura” puede resultar muy excitante para ambos. Por ejemplo, en alguna cena con tu pareja deja “olvidada” tu ropa interior.

Fomenta un lenguaje corporal positivo: Es totalmente cierto que transmitimos más con nuestro lenguaje no verbal que con nuestro lenguaje verbal, además de dejar entrever nuestras emociones. Si queremos sentirnos más seguros debemos empezar por comportarnos como personas más seguras.

Habla en positivo de tu cuerpo: Nunca hables en negativo de ti mismo, y menos de tu físico. Tu mayor enemigo eres tú mismo. Si empiezas a tratarte con más benevolencia y aprendes a ver tus puntos fuertes, los demás aprenderán a valorarlos.

Sonríe: ¿Sabías que las sonrisas más atractivas son aquellas que comienzan en los labios y que, progresivamente, van haciéndose más amplias hasta terminar en los ojos? Ensayalas y ponlas en práctica con la persona que te interese.

Cuidado con el estrés: El estrés es nuestro mayor enemigo cuando de nuestra faceta sexual se trata. Estamos cansados, agotados, y toda nuestra atención se dirige a aquello que nos preocupa. Recuerda que las relaciones sexuales desinhibidas e intensas son una de nuestras mejores armas anti estrés, ya que nos aportan grandes dosis de placer y una pacífica relajación una vez finalizadas, y por tanto, pueden resultar de gran ayuda, además de aportarnos una buena dosis de energía.