El Museo Sex Machines en Praga

Es considerado el primer museo del mundo dedicado a aparatos eróticos y sexuales. El Museo Sex Machines tiene una impresionante colección de temas eróticos y relacionados con el sexo, que se muestran en un edificio del siglo 17. Fue restaurado en 2004 y su cuenta con 3 plantas divididas de esta forma: el antiguo cine erótico y de la confección, la galería de máquinas del sexo y  el piso llamado de la galería permanente. Abre todos los días desde las 10 de la mañana hasta las 11  de la noche, y posee tiene una colección muy interesante de artículos de todo tipo.  Por 10 euros se puede permanecer allí todo el tiempo que desee, y si lo desea puede tomar  fotografías.

sex_museum

Todas las piezas que se encuentran en el interior del museo se ubicaron y recogieron en todo el mundo por un largo período de 15 años. Esta laboriosa tarea fue realizada por el empresario italiano Oriano Bizzoch, el mismo propietario del Museo delle Curiosità (Curiosidad Museo), con sede propia en San Marino. Dentro de esas paredes pintadas de un lujurioso color rojo, se encuentran todos los diferentes tipos de aparatos eróticos: corsé de hierro, cinturón de castidad, orinal voyeurista, la máquina contra la masturbación eléctrica, consoladores y  lista continua, pero es mucho mejor si usted se acerca a la capital de la Republica Checa y las disfruta en vivo y en directo.

sex-machines-museum

Alrededor de 1850, estas máquinas fueron creadas para “curar” la histeria de algunas mujeres. Al parecer, los hombres las crearon,  en ese entonces, como máquinas terapéuticas para las mujeres. Estas máquinas o  juguetes aparecieron por la preocupación y la intención de tratar de curar lo que en su momento llamaron “furor uterino” y pronto terminaron siendo los juguetes sexuales, y no sólo para las mujeres. Se puede ver el interior del museo algunas de estas máquinas sexuales muy antiguas y de extraordinaria confección y acabados.

museo_sexo_praga2

Todo con la intención de aumentar, mejorar y satisfacer plenamente el acto sexual. Y no solamente para una persona o pareja. Se hicieron muchas de estas máquinas para complacer  a grupos como orgías, “administrar menage a trois”, y algunos otros requerimientos de la relación sexual, que se encuentran para el disfrute del espectador que se atreve a entrar a este peculiar museo ubicado en Praga.