Así se transmiten las verrugas genitales

Las verrugas se transmiten por contacto sexual  oral, vaginal o anal con una persona que porte el virus, comúnmente llamado VPH.

87731457.jpg

Los síntomas y signos corporales evidentes de las verrugas genitales pueden ser muy variados y estos dependen del lugar donde se ubiquen.

Es posible que aparezcan  pequeñas o grandes, planas o elevadas, o tener forma de coliflor.

El contagio siempre es más frecuente mediante las relaciones sexuales vaginales o anales.

El VPH puede transmitirse además, cuando la persona infectada no presenta signos ni síntomas de ningún tipo.

Las verrugas causadas por el VPH nunca se transforman en cáncer y pueden desaparecer sin tratamiento. El ginecólogo puede eliminar las verrugas que más te molesten aunque a veces vuelven a aparecer.

La picazón o comezón y en ocasiones el dolor se pueden presentar en casi todos los casos, es muy poco frecuente que no aparezcan. Aunque en muchas ocasiones no les prestamos mucha atención, o no lo comentamos, por la vergüenza de decir en el lugar del cuerpo  dónde las tenemos.

La herencia familiar o hasta genética,  no es la única causa de su aparición

Está comprobado que las verrugas genitales están muy relacionadas con el Virus de Papiloma Humano (VPH)

El VPH (Virus del Papiloma Humano) puede permanecer en silencio por muchos años

El uso del preservativo reduce el riesgo de transmisión, aunque no lo elimina en su totalidad.

Los tipos de VPH que causan verrugas genitales no son los mismos que causan cáncer de cuello uterino, pero son frecuentes las infecciones con múltiples tipos de VPH. Sólo las mujeres que tengan los tipos 16 y 18 de VPH que causan cáncer deben hacerse la citología para determinar si hay lesiones pre-cancerosas.

Mientras más joven seas, es mucho mayor es el riesgo de adquirir la infección, ya que el cuello uterino y el sistema inmunológico de la mujer aún no están maduros.

Es muy importante que si tienes verrugas acudas al médico ya que la principal zona donde se hacen presentes es en la zona genital. En hombres y mujeres se presentan, por lo general alrededor de la vulva, vagina, cuello uterino, pene, escroto, recto o ano.