septiembre 06

Etiquetas

Errores que no debes cometer cuando le das sexo oral

No usar tus manos: Debes usar tus manos, pues juegan un papel muy importante en el sexo oral. Son una herramienta que te ayuda a elevar la temperatura y tu pareja sentirá mayor placer si combinas movimientos que realices con tus manos y tu boca al mismo tiempo.

labial-duradero-lamer-morder-labios-e1413171725176

No mirarlo directamente a los ojos: Levanta tu mirada. Cuando el siente que lo miras,  mientras le das sexo oral crea una conexión más fuerte sexualmente entre tu pareja y tú. Le hará sentir que estás sintiendo intensamente tu papel y que le quieres ver disfrutar de este momento.

No prestarle atención a sus otras partes sensibles: Es un error centrar toda la atención en una parte especifica de su cuerpo: su pene. No te dediques a acariciar solamente su pene; explora los alrededores y acaricia esas zonas erógenas de tu hombre.

Morderlo: Jamás lo hagas! Para ellos no es nada placentero sentir la presión de unos dientes, por lo que debes evitar accidentes y momentos muy incómodos. Así es que a la hora de practicar sexo oral, procura no rozar con tu dentadura ningún área del pene.

No demostrar entusiasmo: Ponle ganas y esfuerzo: Aunque no sea lo que más te agrada hacer sexualmente, si te enfocas en los consejos 1, 2 y 3 al menos  parecerá que lo estás disfrutando mucho. Y si él te ve disfrutando este momento, se excitará mucho más. Y eso es precisamente lo que deseas.

No aumentes la velocidad: Aunque cada hombre tiene sus gustos, Paula Kullock  autora de libros sobre sexo, asegura que el sexo oral debe ir creciendo en intensidad, no en velocidad.

Hacerlo con la boca reseca: Para no lastimar esa área de tu pareja, humedécete los labios antes de darle sexo oral. Otro truco es tomar un poco de agua antes o masticar un chicle para tener la boca hidratada.

Inspírate con la comida: Para un hombre no hay nada más placer  que su mujer le bese su pene. Mirar a una mujer lamiendo helado, crema o yogur sobre el pene lo envía a un nivel muy elevado sexualmente. La comida es un juguete sexual tan versátil que las posibilidades son infinitas.

Debes estar pendiente siempre de hablar con tu pareja y ser sinceros en las preferencias y gustos específicos de cada uno, si llegan a acuerdos, disfrutarán mucho más. Lo más importante es que los momentos íntimos de pareja sean placenteros para ambos, y una experiencia inolvidable que siempre los invite a repetir.