Los Mandamientos de un buen amante

ENAMORADO: Puedes ser el amante de una noche. ¡Pero también amante de una vida! Un amante se puede convertir en un enamorado a largo plazo. No hay nada como la complicidad de un amor verdadero para convertirse en un amante más completo.

amantes

CEDER: ¿Darle placer a tu pareja antes que complacerte? No siempre, pero de vez en cuando será la fórmula que te lleve a ocupar el lugar del mejor amante.

SABER ESCUCHAR: Uno de los secretos para ser un excelente amante es concentrarte en tu pareja y no cegarte con tu propio placer. Escucharla permite adaptarse y mejorar el desempeño.

FUERZA: Suena absurdo y cursi, pero tal vez,  se necesita algo de fuerza física para ser capaz de levantar a tu pareja o para mantenerte en algunas posiciones exigentes.

CREATIVIDAD: ¡No a la rutina! Usa tu imaginación para explorar nuevos terrenos en los juegos sexuales y descubre iniciativas sorprendentes ¡No la aburras!

PERSPICACIA: Para tener una noche memorable es muy importante que seas capaz de comprender los deseos de tu pareja. ¿Es momento de largos preliminares o de algo rápido e intenso? ¡Descúbrelo!

CONFIANZA: Un buen amante sabe lo que quiere y es capaz de tomar iniciativas sin ponerse a pensar en los pros y los contras. Si tienes confianza en ti harás desaparecer las dudas y te sumergirás en el instante perfecto.

HUMOR: ¡La risa une a los amantes! La principal virtud del humor es que permite desdramatizar las situaciones potencialmente embarazosas. Desarrolla tu humor sin caer en  bromas tontas.

GENTILEZA: La gentileza es menospreciada e incluso mal juzgada. No se trata de ser un hombre blando, sino de ser capaz de pensar en lo que podría gustarle nuestra pareja y halagar con honestidad a quien comparte tu cama.

RECONFORTANTE: Valorizar a tu pareja y tranquilizarla en los momentos de duda – aunque sean instantes – es un buen inicio para una noche tórrida en la que los dos se sientan en confianza.

INTENSO: Intensidad no significa insistencia o misterio. Sé total y libre de espíritu. Sólo tienes que unir tus deseos a los de tu pareja y dejar fluir una nueva aventura.

CÁLIDO: Ser frío y sin emoción, no manifestar su deseo ni su placer no resulta nada atractivo. Lo que las mujeres desean es calidez.

ATENTO: Ser cuidadoso con la pareja es primordial para que te clasifiquen como el mejor de los amantes. Cubre a tu pareja de pequeñas atenciones y piensa primero en su placer.

APASIONADO: ¡Si eres apasionado en la vida, eres apasionado en la cama! Tu furor y tus pasiones se reflejan también en la manera en la que haces el amor. La pasión vuelve a los amantes vivos y vibrantes.

SER DIRECTO: Los preliminares son siempre importantes, pero confía en ti ¡sé decidido! Atrévete a preguntar a tu pareja cuáles son sus preferencias y también comparte las tuyas. El clima será perfecto para explorar libremente otros horizontes.

LOCURA: ¡Sorprende a tu pareja! ¡Sé un poco loco! No dudes en ser atrevido y diviértanse sin complejos.

PRESENCIA: Si tienes la cabeza en otra parte, si sólo piensas en tus preocupaciones o si simplemente estás en todos lados menos en el momento presente, entonces estarás clasificado en la categoría de “pésimos amantes”. Debes estar realmente presente, mira a tu pareja directo a los ojos y disfruta el aquí y el ahora.

PACIENCIA: Tómate tu tiempo e instala un ambiente relajado, así las relaciones durarán más tiempo sin que tu energía falle.