Más preguntas y respuestas sobre el sexo oral

¿El olor del pene es una barrera para que la mujer se decida a hacer un sexo oral o felación?

shutterstock_sexooral-230593627-730x485

Por lo general, si se habla de una zona genital masculina sana y con la higiene adecuada antes de cualquier actividad sexual, el olor que despide no ahuyenta a la mujer, sino por el contrario, suele tener un efecto atrayente, neutro y no desagradable. El aroma sexual fresco que despide un pene limpio aumenta con la excitación, ya que el líquido pre seminal empieza a descargar feromonas en el ambiente y a aumentar el poder estimulante de lo que comúnmente llaman “olor a hombre”

 ¿Es agradable el sabor de la vagina?

Para un hombre a punto de hacer un cunnilingus, una vulva excitada despide, por lo general, un olor agradable y estimulante y un sabor neutro. Sin embargo, en ocasiones puede tener cierto gusto amargo que está provocado por un desequilibrio en la acidez del PH vaginal. Cuando ese sabor es demasiado fuerte, seguramente se deba a algún trastorno y lo más recomendable es consultar con el ginecólogo.

¿Qué se puede hacer cuando el tacto de los hombres es áspero, a la hora de las caricias?

La falta de cuidado en las manos, sobre todo en hombres que realizan tareas rudas, suele dejar en muy malas condiciones la piel de las yemas de los dedos. Es preciso hablarles del problema y sugerirles el uso de cremas hidratantes, suavizantes o reparadoras, pues soportar esa situación supone convertir las caricias estimulantes en una sensación desagradable que condiciona la excitación en el momento de cualquier actividad sexual.

Durante una vida de experiencias sexuales se disfrutan numerosos estímulos excitantes ¿Cómo podemos distinguir los que funcionan mejor?

Los mejores aliados para descubrirlo son la experiencia y la desinhibición. Hay que probar muchos estímulos y variar las sensaciones a ver cual resulta más estimulante, a ver qué sentido responde mejor y en qué circunstancias. También es bueno hacer pruebas para saber si la vista predomina sobre el oído, o si el olfato y el gusto son capaces de crecer hasta alcanzar la alta sensibilidad del tacto a través de la piel. Es un desafío que puede resultar muy placentero y generar también la necesidad de crear nuevos estímulos imaginativos para comprobar con cuales se disfruta más.