octubre 27

Volver a la Fellatio

El sexo oral es explosivo, a veces más que el coito. La lengua tiene cerca de diez mil papilas y cada una de ellas, innumerables terminaciones nerviosas. Es una de las partes más sensibles del cuerpo. Mientras en el clítoris pueden converger unas 8 mil terminaciones nerviosas, pero si se considera que su superficie es más pequeña, es evidente que su sensibilidad por milímetro cuadrado es muy alta. Algo similar se repite con el glande, su delicada piel concentra unas 6 mil terminaciones nerviosas, que lo hacen especialmente receptivo al más mínimo estimulo. Por esas razones anatómicas, algunos dicen que el contacto de la lengua con el glande o el clítoris provoca una descarga similar a la de un rayo en el universo interior de los cuerpos.

fellatio-how-to-please-your-man-4-190623_l

Este juego de sensaciones solo lo puede provocar el sexo oral. Hace más de 100 años, el padre de la psicología moderna, Sigmund Freud, dijo en sus estudios que la primera fase de la libido en el ser humano es la oral. En los primeros meses de vida, la mayor fuente de placer para el bebe es la boca. Con sus labios y lengua sorbe y chupa el pezón de su madre y cualquier otro objeto porque comprende muy rápidamente que al hacerlo no solo come, si no que obtiene placer.

En los adultos, aquel potentísimo goce inicial e instintivo se transforma por las represiones que se acumulan como consecuencia de la educación y el adecuarse a la cultura del entorno que les ha tocado vivir. Pero, afortunadamente, la memoria del gozo crece y se mi pone. Poco a poco, cada hombre y cada mujer “vuelven a aprender “aquella practica infantil, la redescubren y la re inventan y buscan a través de ella el placer potencial que intuyen les puede proporcionar el sexo oral y sus ilimitadas posibilidades.

Pocas actividades debe haber más placenteras para un hombre que sentir como su pene es envuelto por una capucha tierna y caliente que sube suave por su piel, se adapta a su anatomía y lo frota, lame y humedece con ese vaho cálido y envolvente que solo sale de una boca. Demasiadas fantasías se elaboran en la intimidad del hombre, centradas en los labios de una mujer.

De hecho, el sexo oral es tan pleno y tan intenso que es un acto sensual en sí mismo, pero también puede ser una antesala al coito. Y la felación post orgasmo, inmediatamente después de la eyaculación, es el máximo placer para muchos hombres.