El estilo de tu pubis

Siempre es cuestión de gustos y no puede generalizarse, pero casi se puede asegurar que por consenso masculino es mucho más sensual un pubis minuciosamente depilado que muy frondoso y descuidado. Pero como en el sexo se vale todo, lo más importante es que tú te sientas bien con la apariencia de tu pubis y lo luzcas como tú quieras.

depilaciontipos

Si no te apetece, o no tienes tiempo para depilar o afeitar tu pubis o simplemente un día no pudiste hacerlo, conviértelo en un instrumento erótico. Allí está tu vello, es la naturaleza y ¿Por qué no aprovecharlo? Hazle cosquillas por todo su cuerpo acariciándolo con tus mechones ensortijados o dirige tus manos hacia tu frondoso monte de Venus e invítalo a que deslice sus dedos entre tu vello púbico. Sobre todo no te avergüences de tu aspecto; ellos son mucho más comprensivos con el aspecto depilatorio de las mujeres de lo que ellas creen.

Tu peor error puede ser estar muy preocupada de que note alguna zona que no está impecable y eso no te haga disfrutar, o incluso lo apartes de alguno de esos sitios. El sexo y la vergüenza siempre han estado reñidos.

depilacion-del-pubis-con-formas-jpg_264355041-jpg_1680969519

Para las que prefieren mantener el pubis despoblado o rasurado y pueden dedicarle tiempo a acicalarlo, hay muchas posibilidades creativas y sensuales. A cualquier hombre le encantara que en cada encuentro amoroso lo sorprendas con un estilo diferente. Puedes hacerte corte en forma de pequeños triángulos, dejar solamente una delgada línea de vello, una forma circular o de mariposa, rasurarte por completo o hasta teñírtelo. Solo es cuestión de estilo y gusto. Para teñirlo debes acudir a un especialista. También puedes ir a que te depilen, si te da temor hacerlo por ti misma.

Si tu pareja es uno de esos hombres que les gusta ver tu pubis vanidosamente acicalado, puedes valerte de esa situación y comenzar inmediatamente un divertido y sensual juego preliminar. Pídele que te ayude a cambiar y mejorar el “look” de tu zona genital. Dale la libertad y anímalo a que elija formas, estilos y diseños, invítalo a que participe, se inspire y se divierta. Y lo más seguro es que esas divertidas sesiones de estilismo púbico terminen en unas ardientes experiencias de sexo explosivo.