Pubis personalizado: Piercing, tatuajes y vajazzling

Desde hace algunos años se ha venido incrementando la tendencia de embellecer los genitales. Especialmente las jovencitas menores de 25 años, aunque también se están apuntando a esta corriente mujeres maduras de 40 o más años de edad. Los procedimientos más comunes son el piercing o perforaciones, los tatuajes y una tendencia llegada de los Estados Unidos que se llama Vajazzling. Estas prácticas de ornato corporal aparentemente inocuas, te exponen a ciertos riesgos, pues algunas de ellas son incluso invasivas.

vajazzling-1

El Piercing íntimo: Algunos dicen que el piercing te produce una excitación permanente, sobre todo cuando se colocan en la capucha o prepucio del clítoris o en el propio clítoris. La Dra. Marie – Claude Benattar, ginecóloga versada en estos temas, advierte: “Es fundamental ponerse en manos de un especialista. Hay que tener en cuenta de que puede perderse sensibilidad en el área” Y explica que manipular e implantar un objeto extraño en un área genital puede ocasionar complicaciones o infecciones delicadas; sino se realizan en las debidas condiciones de higiene. “Es esencial buscar un buen profesional, equipo esterilizado, materiales hipo alergénicos”, insiste la Dra. Benattar y añade que la cicatrización total puede durar alrededor de un mes y se deben hacer chequeos y controles durante ese tiempo. También se da el caso de los rechazos. Y por último alerta acerca de lo doloroso que pueden ser las intervenciones en esas delicadas zonas.

El tatuaje púbico: El peligro de esto es evidente, pues el arte del tatuaje, básicamente, hace penetrar pigmentos en la piel mediante agujas que la perforan e “inyectan” colores en la dermis. La Dra. Benattar insiste también con tomar precauciones con este procedimiento de esta forma: “Estamos hablando del pubis, un área donde la piel es especialmente fina y sensible. La liberación de los metales que contienen los pigmentos puede causar infecciones” Y destaca que para lograr un resultado agradable y estético es necesario realizar una depilación drástica, que debe ser cuidadosamente realizada.

El Vajazzling: es un término relativamente nuevo que resulta de la contracción de “vajayjay” vagina en argot y “dazzling” que traduce deslumbrante y consiste en cubrir el pubis de elementos brillantes. El procedimiento incluye una depilación total y luego un esteticista se encarga de recubrir el monte de Venus con pedrería o lentejuelas. Este es un embellecimiento más efímero que los anteriores pues desaparece al crecer de forma natural el vello púbico. Otro riesgo es la fricción a la que puede estar sometida esta zona, lo que puede ocasionar problemas como molestias o ardor en el área.