La diferencia de edad en el sexo

Según los especialistas, la sexualidad viene determinada por 3 variables: la biológica, la social (que es la forma cómo la cultura dicta la manera en que, supuestamente, se debe asumir y vivir la sexualidad) y la psicología (la versión personal de este aspecto que cada uno va construyendo). Y definitivamente la edad biológica influye – para bien o para mal – en las relaciones afectivas, amorosas y sexuales de las personas. Las brechas generacionales o diferencias grandes de edad, en una relación que implica sexo, siempre son un tanto transgresoras y muy excitantes. Pero…casi siempre implican riesgos o consecuencias colaterales.

sb10063681f-006

Andrew Francis y Hugo Mialon, profesores de la Universidad Emory, en Atlanta (EEUU), realizaron unos de los estudios más importantes, al respecto de este tema. El sondeo se aplicó sobre un universo de 3000 norteamericanos y arrojo como resultados lo siguiente:

  • Si es un año, la diferencia de edad de la pareja, tienen un 3 % de probabilidades de divorciarse; comparativamente con otras de la misma edad.
  • Si son 5 años de diferencia, el porcentaje asciende a 18.
  • Si tienen 10 años entre uno y otro, el porcentaje llega a los 39 %.
  • Si la diferencia es de 20 a 30 años, hay un altísimo 98 % de posibilidades de que la relación termine rápidamente.

“Ahora mismo se prefiere como pareja sexual a alguien experimentado que a uno muy joven. Es cierto que el impulso sexual en los hombres alcanza su nivel más alto entorno a los 18 años, cuando los niveles de testosterona son más elevados; y para la mujer se situaría entre los 20 y 26. Pero la madurez biológica no se corresponde con la sexual, ya que hemos descubierto que el sexo no es algo instintivo sino que requiere de un aprendizaje. Y éste necesita tiempo” apunta Francisca Molero, sexóloga, ginecóloga, directora del Institut Clínica de Sexología de Barcelona y directora del Instituto Iberoamericano de Sexología.

Hugh Hefner, Crystal Harris

Sugar daddies y Lolitas: Cuando él es mayor que ella

Francisca Molero asevera que: “muchas mujeres pueden disfrutar de la diferencia de edad –si ésta no es excesiva– incluso en el sexo, ya que con los años la respuesta sexual del hombre se va ralentizando e igualando a la de la mujer, de naturaleza más lenta. A menudo, el vigor de la juventud lo sustituyen muchos varones con la experiencia, con un mayor cuidado por los detalles, con un menor grado de  volverse mecánico en la cama y con un ingrediente plus de sensualidad. Estar con una mujer más joven anima también a muchos a empezar a cuidarse más y mejor. Hacer deporte, llevar una dieta más sana y pedir ayuda cuando la necesitan”.

Cougars y Toyboys: Cuando ella es la veterana

“Las cosas han cambiado. Por supuesto que siempre habrá hombres que quieran salir con mujeres 20 o 30 años más jóvenes, pero los que buscan una relación estable actúan de forma distinta. Incluso a muchos no les importa que ella sea mayor” asegura Mary Balfour, responsable de loveandfriends.com, una de las agencias matrimoniales en Internet con más presencia en Europa

Molero puntualiza de una manera contundente: Muchos valoran la experiencia y, como en el caso de las mujeres, puede que ésta vaya también acompañada de una cierta estabilidad económica o poder. La transgresión, con toda la carga erótica que eso conlleva, añade aventura y morbo a la relación. La mayoría de este tipo de parejas empieza de forma clandestina y tienen su propia salida del armario. Muchas mujeres no están seguras de la acogida que tendrá la noticia de que salen con alguien 20 años más joven, en su círculo familiar y social. Este tipo de uniones mejora mucho la autoestima femenina, ya que la mujer se siente deseada; proporciona un sexo fresco y espontáneo, aunque en algunos casos las relaciones coitales pueden proporcionar algo de dolor. Especialmente, si ella padece de sequedad vaginal y él es muy fogoso. Y con el tiempo, si la pareja dura, es muy posible que se plantee el tema de los hijos, con el consiguiente problema de que la mujer ya no está en edad de concebir”.