Hacer el amor a distancia

Es un tanto difícil mantener nuestra vida sexual cuando las circunstancias nos separan de nuestra pareja. El teléfono, las webcams y los chats nos ayudan a colmar el deseo mutuo, a desinhibirnos y a avivar la pasión, hasta el esperado re-encuentro. El amor y el deseo se están construyendo desde la distancia, con la llegada de las nuevas tecnologías y esto ha propiciado el surgimiento de nuevas formas de relación sentimental, que se comentan en la distancia. Son amores que nacen en chats de internet, crecen a través de la palabra escrita y a veces se consolidan, incluyendo una faceta sexual, antes incluso de llegar a conocerse en el plano “real”.

amor-a-distancia-todo-lo-que-d-jpg_626x0

“A mi consulta llegan parejas que han mantenido a través de internet, relaciones de gran intensidad emocional, aunque no se hayan visto nunca” explica el sexólogo Xavier Conesa. “Parejas que viven a miles de kilómetros de distancia y que pueden tardar un año en encontrarse físicamente. Durante ese tiempo cimentan la relación a través de la palabra, la voz y la imaginación. Y cuando por fin se produce el encuentro, a menudo la relación se consolida”

De esta forma puede surgir el amor con alguien que vive en al otro lado del orbe y puede que ese afecto crezca, salvándose los obstáculos hasta el encuentro. “No deja de sorprender como en la distancia se puede uno enamorar –destaca Conesa- algo impensable sin las nuevas tecnologías, que nos permiten establecer vínculos amorosos y sexuales, con personas cuyas vidas transcurren a miles de kilómetros.

Las nuevas tecnologías permiten un juego erótico que no se daría si la pareja estuviera conviviendo. Por eso algunas consideran que el sexo a distancia se puede contemplar también como un enriquecimiento de ese componente erótico. Por ejemplo: Se pueden decir cosas que nunca se hubieran dicho estando uno junto al otro. Nos brinda la oportunidad de mostrarnos sin tapujos, de alimentar el erotismo y el morbo.

E incluso, el sexo a distancia puede ser, más que un sustituto del contacto piel con piel, una forma valida de enriquecer el vínculo sexual de los amantes. “La mayoría de las parejas practican el sexo, pero no hablan de él; en cambio, en la distancia, no les queda más remedio que hablar mucho de ello y se logra que sea un tema cotidiano de conversación en la pareja”