¿Amores calientes de verano?

El 70 % de los amores estivales son cortos, pero intensos; inesperados y placenteros… ¿Sera porque no implican complicaciones? ¿Son un paréntesis? Algunos lo llaman “carne de recuerdo”. Algunos terminan siendo la pasión y el amor de nuestra vida y otros son tan efímeros como el verano mismo.

images

Al terminar Agosto, la relación se desvanece, primero llamadas cada día, después un email esporádico…hasta que se diluyen en el silencio y el olvido. “suelen terminar cuando expira nuestro billete de vuelta. Nos han provocado una sensación de libertad, de coqueteo con el pecado y hasta de “travestismo” en una personalidad que no es la nuestra. Por eso terminan” destaca el sexólogo Raúl Padilla, director de la clínica Psicantropia.

Todo se debe a que el desarrollo amoroso y sexual depende de una relajación de la que no disfrutamos el resto del año. La vida cotidiana nos somete a una tensión continua. El exceso de estrés supone un obstáculo para alcanzar el “cortejo” y el “sexo sin prisa”. Si a esto le sumamos el poco tiempo que nos queda de nuestra agenda diaria, el resultado se resume en algo como “Esto lo dejo para el verano”

A la seducción no le gusta sentirse atrapada entre obligaciones, por eso las vacaciones son un momento perfecto para flirtear. Es el propio momento cuando, si alguien llama a la puerta de nuestro erotismo, decimos si, mientras que solo unos meses atrás nos hubiésemos negado rotundamente. Para Raúl Padilla, estos son algunos de los beneficios de los amores veraniegos:

  1. Elevan la moral y resultan un excelente “premio” para nuestra estima.
  2. En el caso de los tímidos o faltos de confianza, este “arranque” de impulsividad ayuda a modificar su actitud
  3. Pueden llegar a resultar un desafío personal donde entra en juego el “conquistar y ser conquistado” sin mayores tramites. Solo importa el momento, no tener una relación estable.
  4. Permiten disfrutar de una relación sin restricciones, ni presiones; sin preocuparnos por el futuro, simplemente, porque no esperamos ningún futuro.
  5. En el caso de los que se sienten culpables por todo, pueden llegar a marcar un antes y un después muy positivo.
  6. Nos permiten escapar de nuestro comportamiento “normal” y abrirnos a una experiencia distinta.
  7. Incluso sexualmente nos permiten ser más activos y abrirnos a experiencias, que de otra forma, no tendríamos jamás.