Festival de sexo libre en Berlín

Alemania es un país que no deja de sorprender y en cuanto a su actitud frente a la sexualidad y sus múltiples variantes siempre se ha caracterizado por ser vanguardista y hasta un poco transgresor. Ahora sorprendieron a propios y extraños con un festival sexual en una granja en las cercanías de Berlín. Konstantin Stavridis y su esposa decidieron realizar un festival que gira en torno al sexo, y junto a otros 3 organizadores decidieron encauzar el encuentro erótico como una alternativa y una opción al sexo rápido y anónimo de  las grandes ciudades y un poco como contraparte y respuesta a la monogamia.

wir-waren-auf-einem-10-taegigen-sex-kunst-festival-in-berlin-body-image-1473258575-size_1000

“La palabra clave es libertad”, dice Konstantin, quien se considera a sí mismo  un ‘líder comunitario’. “Aquí todo se permite, siempre y cuando no dañe a nadie más “asegura sin ambages. Pero esta supuesta libertad no implica que todas las personas que querían ir eran aceptadas. Parte del trabajo de los organizadores era revisar concienzudamente las solicitudes y llamar en una especie de cita previa, a los posibles participantes, a fin de investigar si su motivación para asistir era la correcta.

 La mayoría son amigos o conocidos de “la comunidad” y muchos de ellos están dedicados a promover el bienestar sexual y se desempeñan como instructores sexuales y tántricos, actores, psicólogos y masajistas. El resto son personas curiosas que se tropezaron con la página web y aplicaron y fueron aceptados, después de la selección. Como es el caso de esta pareja: “Mi novia y yo estábamos considerando el poli amor y llegamos a la página web”, comenta un hombre de mediana edad. “Vimos fotos del evento del año pasado y se veía divertida. Vinimos en busca de alternativas a la monogamia que no impliquen ser infiel a escondidas”.

El más joven del grupo de unas 100 personas que se reúne dieron por 10 días, tiene unos 26 años y casi se lamentaba que veía mucha gente mayor a su alrededor y otro asistente  lo interrogo: “¿Tienes algún problema con la gente mayor?”, le pregunto con cierto recelo, “Ayer tuve una experiencia muy sexy con una mujer de 57 años de edad. Jugamos y fue hermoso. ¿Qué tiene de malo?”.

“Art of Love” es el título con el que definieron el encuentro que incluyo: orgias, pláticas, clases de respiración orgásmicas, masajes prostáticos y talleres que trabajaban el sentido del olfato. El acceso al festival tuvo un costo de 600 euros que incluía los Díez días en la granja berlinesa.