Infidelidad NO es Promiscuidad

Antonio mantiene una relación estable de más de quince años con la misma mujer. Y dice que no es infiel, porque no le miente a su mujer, pues ella sabe perfectamente que Antonio se acuesta con otras. Antonio es promiscuo, pero no es infiel; porque su mujer lo sabe y él no la engaña con respecto a lo que él es. La tolerancia hacia la promiscuidad depende de cada pareja. Hay algunas parejas que van juntas a locales de swingers o intercambio de parejas. Y hay otras personas que lo saben, pero prefieren no ver ni ser testigos, no saber detalles.

promiscuos

Jonathan Gª Allen, psicólogo y director de comunicación de Psicología y Mente, sostiene que la educación y sociedad en la que vivimos, determina el modelo de pareja que permitimos. “Hay personas cuyos principios religiosos determinan su modelo de pareja y esta es monógama. De repente se les cruza alguien, una persona con la que querrían estar, pero reprimen su deseo obligados por esos principios. La promiscuidad por sí sola no perjudica. Culturalmente puede parecer que es mala, pero conceptualmente no lo es. Genéticamente somos personas que tienen relaciones sexuales con varias personas, pero nuestra cultura y nuestros principios religiosos, marcan las pautas de nuestro comportamiento”

José Bustamante, vicepresidente de la Asociación de Especialistas en Sexología, miembro permanente de la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual, entiende que son los involucrados los que deciden el tipo de relación que desean sostener. Deben aprender a controlar sus celos todas las parejas, no solo las parejas abiertas y al respecto afirma: “Para muchas parejas los celos se convierten en una pesada losa de la que tirar en el día a día de su relación, hasta el punto de agotar sus fuerzas. Para eso existen los talleres de gestión de celos: Hay que conocerlos, identificar lo que provocan y descubrir la mejor manera de controlarlos, antes de que sean los celos los que nos controlen a nosotros”.

  • La promiscuidad suele confundirse con la infidelidad y son dos actitudes o situaciones totalmente distintas.
  • Una persona promiscua se enamora de su pareja estable y el sexo por el sexo es para las puras aventuras.
  • Las relaciones sexuales promiscuas no se sustentan en amor, ni en sentimientos de ningún tipo.
  • La infidelidad implica engaño y mentira hacia la pareja.
  • La promiscuidad está considerada por muchos como inmoral, en su propia esencia.