Los condones del pasado y Los preservativos del futuro

Los condones del pasado

Desde el año 1.000 a.C. se tiene conocimiento sobre el uso de lo que hoy conocemos como “preservativo” en el antiguo Egipto. El propósito no sólo era evitar la concepción, sino también las enfermedades venéreas. En aquel entonces, se utilizaban fundas de tela sobre el pene. La leyenda del rey Minos hace referencia al empleo de vejigas natatorias de pescado o vejigas de cabra, con una de las puntas atadas. De esta manera, se lograba retener el semen.

images

Estos dispositivos aún hoy pueden conseguirse (construidos de manera un poco más sofisticada), debido a su capacidad de transmitir el calor corporal y por su sensación táctil, sin embargo, no son muy efectivos para evitar la concepción. Se cree que antes de ser usados se sumergían en leche tibia para que se ablandaran. Se fabricaban a mano. Probablemente, eran muy caros. La idea era utilizarlos varias veces. Su uso comenzó a extenderse en el mundo a finales del siglo XIX, cuando por primera vez se hizo referencia a la palabra “condón”. En el 2000, el Museo Británico de Londres expuso por primera vez los preservativos más antiguos del mundo que se conservan, de alrededor de 450 años, que fueron encontrados en excavaciones hechas en los ’80 en el Castillo de Dudley, en el centro de Inglaterra. Los ejemplares expuestos corresponden a los siglos XVI, XVII y XVIII. Dichos ejemplares son tan finos como los que se fabrican actualmente de manera industrial con látex o poliuretano (para los alérgicos al látex).

A poco más de 30 años de que comenzara la lucha contra el VIH, científicos están probando un microbicida al que llaman “condón químico”. Se trata de un gel que se inserta en la vagina y que tiene sustancias que matan al VIH. Sin embargo, estas pruebas han estado realizándose desde hace más de 10 años y aún está no hay conclusiones de si es efectivo o no al 100 por ciento. También están disponibles en el mercado unos condones en aerosol, que se “transforman” en una fina  capa de látex, que protege el miembro y no permite la salida del semen, evitando el contagio de enfermedades de transmisión sexual y la posibilidad de un embarazo no deseado, con lo que se evitan las consecuencias de las enfermedades venéreas.

Los Preservativos del futuro