Todo sobre el abuso sexual

Una de cada cuatro niñas y uno de cada siete niños son abusados sexualmente, casi siempre antes de cumplir los 12 años.

violacion1

  • Sobre el 90 % de los casos el abusador o violador es un hombre.
  • Más del 80 % de los casos es una persona conocida por el niño.
  • El abuso a menores tiene lugar en todos los estratos de la sociedad.
  • Las mujeres adultas también son abusadas, indistintamente de su edad, origen, profesión, religión o nivel social o económico.
  • El padre, madre, tío, abuelo o un amigo muy íntimo de la familia suelen ser los que más cometen este tipo de abuso.
  • Son muy escasos los abusos causados por desconocidos.
  • El abusador prepara y premedita su acción.
  • Suelen suceder mucho dentro del mismo hogar: en el baño o en la cama.
  • El abuso está relacionado con el abuso de poder, con el deseo de destruir y lastimar al otro, de utilizarlo como si fuera un objeto.
  • Una acción tan brutal como una violación sexual nunca es provocado por una mujer (salvo en contadísimas excepciones).
  • Muchas veces, por la idea de que las mujeres inconscientemente lo desean o buscan, se exime de responsabilidad al culpable del delito.
  • La mayoría de las víctimas no reacciona, se quedan calladas o se hacen las dormidas y estoy no significa que sean cómplices o que provoquen o seduzcan al violador.
  • Hay muchos casos de mujeres que son abusadas o forzadas por su novio o esposo.
  • El violador siempre es una persona intrínsecamente perversa.
  • La mayoría de las violaciones son planificadas, aunque pocas veces suelen ser actos impulsivos.
  • El violador desea recuperar a como dé lugar un sentimiento muy fuerte de impotencia, a través de la dominación y la fuerza.
  • Muchos abusadores mantienen relaciones sexuales “normales” con sus esposas o parejas.
  • La mujer sobreviviente de abuso o violación atraviesa por distintos estados y emociones muy dolorosas, como es la culpa, la rabia, la tristeza y los deseo de venganza.
  • Casi siempre es necesaria la ayuda profesional y mucha carga afectiva para que puedan sanar esa herida tan profunda y difícil de superar.
  • En los juicios se dictaminan pocas condenas, comparativamente con la cantidad de denuncias.
  • Los criterios generales e ideologías legales no benefician a las víctimas.