Pornografía del siglo XVIII: imágenes de Edouard-Henri Avril

Muchísimo antes de que la cámara fotográfica hiciera “democrática” la pornografía y de que Playboy o sitios de la web como Pornhub la “institucionalizaran” el mudo del erotismo, el sexo y la pornografía en imágenes eran casi exclusivamente de uso de los muy ricos.

Solamente caballeros muy ricos y aristócratas de abolengo podían darse el lujo de comprar volúmenes ilustrados de ediciones muy limitadas: poesía erótica, posiciones sexuales y guías de sexo explícito.

Edouard-Henri Avril fue el maestro ilustrador que realizo algunas de las más bellas y completas ilustraciones eróticas y para evitar el escandalo adopto el seudónimo de “Paul Avril”.

A diferencia de casi todo el porno actual, las parejas plasmadas en el erotismo de Avril disfrutan sobremanera el placer del otro.

Algunas ilustraciones pertenecen a la obra Fanny Hill de John Cleland, una historia prohibida de una damisela dedicada exclusivamente al sexo y al placer.

Otras pertenecen al clásico “Dafnis et Chloe” 1898.