Catsuit: sexo en látex

Wikipedia (la Biblia de las enciclopedias) lo describe como: “El látex natural es una suspensión acuosa coloidal compuesta de algunas grasas, ceras y diversas resinas gomosas obtenida a partir del citoplasma de las células laticíferas presentes en algunas plantas angiospermas y hongos” El látex artificial es muy utilizado para guantes quirúrgicos y otro tipo de accesorios; pero el Bondage lo ha asimilado, junto con el cuero, como uno de sus materiales predilectos. Porque es un material que logra que el más tenue de los roces sea captado por nuestras terminaciones nerviosas.

525508166

Sexo gomoso o Sexo rubberista (del inglés: caucho) lo llaman algunos más versados, quienes aseguran una excitación sexual ilimitada cuando la ropa se adhiere como una segunda piel. El mercado ofrece desde ropa íntima y accesorios, hasta monos o bragas que cubren el cuerpo por completo. Son los llamados. Catsuits o trajes de gato. Algunas de estas piezas dejan los genitales accesibles, otras tienen cremalleras en la entrepierna; se puede tener sexo perfectamente con ellas, pues están diseñadas pensando en eso justamente. E incluso, hay prendas “especiales para engomar los genitales, tanto los femeninos como los masculinos.

Dominatrixes estrictas fueron las primeras en usarlos y de allí paso al bondage, siempre inspirados en los trajes de neopreno que usan los buzos, y algunos “fetichistas hard” utilizan el neopreno y hasta las escafandras los más osados.

ruby-true-torture-garden

Catwoman, la película protagonizada por Halle Berry, lo popularizo un tanto y firmas de ropa como la británica Atsudo Kudo, que son solicitados por estrellas de la talla de Lady Gaga, Beyonce, Taylor Swift o Kim Kardashian con los cuales excitan a sus fans.

Ignasi Puig Rodas, psicólogo clínico  especializado en sexología opina de esta forma: “Lo que se busca en la ropa de látex es la sensación táctil, el goce de sentir la piel cubierta. El catsuit es una prenda básica y los hay que quieren ir más allá y mezclan el fetichismo del látex con el bondage, la práctica centrada en el placer de atar o ser atado. Hablamos entonces de heavy rubber. Las prendas usadas son más gruesas y, además del mono que cubre piernas, brazos y pecho, incorporan complementos que hacen la experiencia más intensa”.  Al parecer, la excitación comienza desde que se untan cantidades de lubricante o aceite en la piel, para luego embutirse, logrando entrar en esa segunda piel, que se adhiere en toda su extensión a la propia.

Fosk se llama la primera asociación de amantes del látex y poseen su propio espacio en YouTube, donde se publicitan. Se reúnen en increíbles fiestas como el Torture Garden de Londres, el Folsom de Berlín y el German Fetish Ball de Essem.