Un juego sexual: El repartidor de pizzas

Este es un juego femenino por iniciativa, aunque por supuesto los involucra a ambos. Una de las fantasías sexuales en las mujeres con pareja o casadas consiste en sexo sin compromisos, es decir, soñar con hacer el amor con un hombre que aparece de pronto y desaparece luego de su vida, sin crear ningún conflicto, ni complicaciones. En esto se diferencia un poco de lo masculino, que tiende a buscarse problemas con mujeres reales que existen y persisten; en este caso hablamos de un juego de pareja que pueden colmar las ansias femeninas.

descarga-3

La imagen del repartidor de pizzas es perfecta para un sexo momentáneo, sin complicación alguna. Para esto, simularemos que ella pidió una pizza por teléfono y que su esposo es el mensajero que toca el timbre con la caja en la mano. Es necesario que implementes una cierta apariencia en él y sobre todo en la envoltura para que parezca real. Cuando toque a la puerta tendrás que convencerlo de que pase a la casa a como dé lugar. Y el por supuesto alegara que tiene que irse para hacer otra entrega, pero allí está tu estrategia para convencerlo de que se quede, tenga sexo contigo y luego se vaya.

Este juego tiene ciertos beneficios psicológicos. Juegas a que haces el amor con un desconocido, alguien que venía a hacer otra cosa y tú lo desviaste de su camino, pero sobretodo que se ira inmediatamente después. Esto implica un gran erotismo que reta la cotidianidad del esposo que se queda. Es decir, que te estás jugando tu libido en un instante efímero y por lo tanto estas obligada a ser lo máximo, sin la aparente ventaja de que tienes toda una vida por delante para demostrar otras cosas. Además, al ser tu pareja un supuesto desconocido te puedes permitir decirle cosas que tal vez nunca dirías.

Debes lograr en este encuentro sexual una satisfacción plena, implementando alguna posición o “numerito” que nunca hayas realizado con tu pareja. De esta forma realizaras una fantasía largo tiempo esperada y lo complacerás a él con una experiencia erótica que recordara toda su vida.