La eyaculación femenina en Ruanda: “El agua sagrada”

El documental L eau sacree (El agua sagrada) es la primera realización cinematográfica –opera prima- un documental del cineasta belga Olivier Jourdain que revela costumbres sorprendentes de la sexualidad femenina en Ruanda. Específicamente habla sin tapujos de la eyaculación femenina ruandesa y de una práctica tradicional ancestral llamada kunyaza.

descarga

Algunos ruandeses cuentan que todo comenzó con la abundantísima eyaculación de una reina, que le pidió a un sirviente que la complaciera en la cama; pues estaba cansada y aburrida del regreso de su marido de las interminables guerras. El sirviente, muy nervioso, provoco roces inesperados y vibrantes que provocaron que surgiera de su reina un “manantial de agua” que inmediatamente todas y todos quisieron probar y emular.

Muchos hablan de que este tipo de eyaculación femenina es una “institución” en Ruanda y que se remonta a más de 1000 años atrás. Los hombres aprenden, poco a poco, los métodos para satisfacer a sus mujeres, esto incluye: tambores con ritmos acompasados y sensuales, entrenan, la lengua, los dedos, la palma de la mano y todos los movimientos y actitudes necesarias: “Todo empieza con los preliminares entre marido y mujer. Deben estar relajados. No es bueno que se haga el amor si ella está seca, ninguno disfruta. Al principio, ella te puede enseñar” dice en una parte del sorprendente documental.

descarga-1

Todo comienza con un ritual ancestral donde la niña pasa a ser adulta. Ellas salen de su aldea, por primera vez y se reúnen con otras mujeres en medio del bosque, donde incursionaran en el gukana: un estiramiento de los labios inferiores que dura varios meses, según se relata en el documental. “Los estiramientos tienen que ser con cuidado, puede llegar a escocer, para ello hay que aplicarse esto, y así va mejor”, dice la presentadora, una especie de maestra de ceremonias, mostrando un mejunje de hierbas elaborado por las mujeres en el campo.

El director Jourdain tras la proyección de la película en el festival y mercado internacional de cine documental Miradasdoc de Tenerife, destaca: “Es un acercamiento humanístico a la realidad. Creo en la humanidad. Quería mostrar algo natural, a la gente como seres humanos, como todos iguales. Como personas que pueden decidir sobre sus vidas” (…)“La gente no es solo política, también es cultura. Esto es una imagen que no sale en los medios”, dice sobre un rodaje que ha durado cerca de 3 años. “Se necesita mucho tiempo para conseguir su confianza. Al principio acudía sin cámaras, solo para escucharlos. Es un proyecto que quería hacer con mucho respeto. Después, al grabar, simplemente planteaba la cuestión y ellos contaban lo que quería. Obviamente no hay guion

1485975880_689852_1486022167_sumario_grande

 “Decidle a los blancos que busquen también cómo hacerlo”, dice un ruandés desafiante, pero simpático durante el documental. “Hay veces que no me apetece, he trabajado mucho durante el día o tengo hambre. Pero tú piensas que tengo un affaire y no es así”

El director comenta acerca de la respuesta del público: “Es muy interesante ver las reacciones. Hay quien piensa que es machista, o feminista. Creo que es como un espejo de la vida real del espectador. Te puedes reír, discutir, ser más abierto, intentar entender, sentir empatía. Me gusta que el documental deje muchas preguntas abiertas”. Jourdain, que ha proyectado más de una vez “con éxito” la película en Ruanda, seguida de un debate de más de una hora. También aspira, muy audazmente, a que sea vista en países musulmanes. “Será difícil, pero lo intentaré”, asegura este artista de la antropología visual, que ha financiado el proyecto con crowdfunding, alguna ayuda de la televisión belga y una fundación. “Si no haces dramas humanitarios, es muy difícil la financiación institucional”