¿Cómo sería la vida sexual en el espacio?

Stephen Hawking, el controversial físico, dijo en el año 2007: “es muy probable que la supervivencia humana dependa de la reproducción en ambientes extremos como el espacio”. Al parecer cada vez  estamos más cerca del Apocalipsis y como humanos, estamos aún muy atrasados en la investigación, práctica y adecuadas relaciones sexuales en un campo de gravedad cero. Al ser cuestionada al respecto una autoridad de la Agencia Espacial Europea respondió que: “no, porque esto es un organismo científico”.

gravity-635x480

Según parece, un cosmonauta ruso, entrevistado para la revista The Debrief, admitió haber tenido sexo en el espacio…Manualmente! Ronald Garan Jr. un astronauta de la NASA dice que masturbarse fuera de la tierra es un hecho “posible”, pues hay mucho tiempo libre y de ocio en los viajes espaciales. Aclara que se debe tener prevista la forma de recoger los fluidos (semen) que resultan de dicha actividad, pues al no haber gravedad en la nave, los fluidos seminales flotarían en forma de gotas.

En un ámbito de gravedad cero, el  hecho de que dos personas permanezcan  juntas es complicado, ya que no hay una fuerza que hale de ellos en una dirección y los mantenga presionados contra una superficie. Como resultado de esto: “los astronautas quedan suspendidos en medio de la nave sin nada contra lo que apoyarse para efectuar los movimientos inherentes a una relación sexual”.

Vanna Bonta, escritora y actriz ítalo-americana, diseño un traje llamado 2Suit, que consiste en un traje espacial con tiras de velcro para adherirse a otro de similares características y, ambos a su vez, a un punto de anclaje, esto con el fin de evitar que la falta de gravedad separe a los cuerpos. Debe ser algo así como tratar de echar un polvo dentro de un saco de dormir mientras se flota en el aire. Suena divertido!

Pierre Kohler, un escritor francés,  en su libro La dernière misión  acota que la NASA realizó  un estudio sobre las posturas sexuales más adecuadas para practicar lejos de la Tierra, una especie de Kamasutra espacial. Los resultados arrojaron que solo 10 posiciones eran posibles, seis de las cuales requerían de sujeción adicional para el acoplamiento físico.

Mark Sergeant comenta a S Moda, “hay otro escollo derivado de una atmosfera con gravedad cero. En estas circunstancias la sangre va a las partes más altas (cabeza y pecho) lo que dificulta la erección al quedarse los genitales con menos riego sanguíneo. Esto influye tanto en hombres como en mujeres, ya que la lubricación sucede en respuesta a la excitación y la mayor afluencia de sangre a la zona vaginal”. Otro obstáculo más que se agrega a los anteriores.

Los niveles de testosterona de los astronautas hombres parecen bajar a niveles insospechados, (según otros estudios) lo que disminuiría su libido. La razón es desconocida, pero se ha comprobado que estas hormonas vuelven a su estado normal una vez que la persona  vuelve a la Tierra. En mujeres no hay estudios, pero se cree que responderían al mismo patrón. Sergeant, a nivel personal, cree que “también puede aumentarlo, ya que hay gente a la que una nueva situación puede incrementar su motivación al sexo y su excitación”