Los Primates promiscuos

Nunca he tenido una relación monogámica. Cuando iba a la escuela secundaria llevé a 2 parejas al baile de graduación. Y perdí mi virginidad en un trío”, explica Franklin Veaux, un hombre que actualmente vive con su novia en una casa compartida con otro novio de ella y donde a veces también duerme la hija adolescente de este último. Franklin además tiene otras 4 relaciones a distancia y las ve con una frecuencia distinta. El practica lo que ahora se ha dado por llamar: poli amor y este ámbito se conoce como poli; es decir, cuando tienes más de una relación a la vez, con la confianza y apoyo de las personas implicadas.

tumblr_static_57avv1tpw5s84ks0kcoo8gc0

“No hay una sola manera de ser ‘poli’. Lo único que todos ellos tienen en común es la apertura, comprensión, confianza y aceptación de todas sus parejas”.

El profesor Hadar Aviram, de la Escuela de Derecho Hastings, en San Francisco (EE.UU.) asegura que: “La idea de exclusividad sexual comenzó a emerger bastante tarde”,

El amor romántico de los idealistas victorianos del siglo XIX se adjudicó el concepto de monogamia, y mucho antes había florecido como tal cuando comenzaron a sentarse y la monogamia se instauro, entre otros motivos, por razones económicas; pues era más fácil mantener y alimentar a una sola pareja o esposa, además de que era más fácil para los padres dividir la tierra y compartir los alimentos con los hijos.

El término poligamia fue utilizado por vez primera en los años 60 del siglo pasado y proviene del latín, que significa literalmente: muchos amores.

Terry Conley, de la Universidad de Michigan (EE.UU.)  no está muy de acuerdo con estas relaciones y dice que las características del estilo de vida de estas personas poli amorosas “Ponen en entredicho valores fundamentales de la gente”, aunque acota que: “Muchas estrategias de relaciones poli amorosas pueden ofrecer sugerencias sobre cómo mejorar el matrimonio

La gente tiene la sensación de que los individuos monógamos son mejores“, dice. “Incluso en cosas tan arbitraras como pasear a sus perros, pagar impuestos o usar hilo dental”.

María Pallotta-Chiarolli, investigadora de la Universidad Deakin, en Australia, realizó estudios sobre el bienestar de los niños en familias poli amorosas y dice que el principal problema es lo que se conoce como “modelo de déficit”, y aseguran que esta condición afecta negativamente a los hijos, lo que tampoco está comprobado: “Los estudios demuestran que la mayoría de los niños son muy felices creciendo con muchos adultos. De hecho, a la mayor parte de ellos les encanta” (…)”Estos niños son más perspicaces e inteligentes, y más abiertos a comprender la diversidad y las diferentes religiones y culturas”.