5 preguntas indiscretas a una actriz porno

Cuando filmas una escena, ¿disfrutas el sexo al igual que si lo hicieras con tu pareja o en tu intimidad?

Disfrutar del sexo trabajando en porno depende del contexto, de la química que haya con quienes estés actuando, cómo te sientas, las cosas que tengas que hacer o dónde o si te sentís cómodo en el lugar donde se está grabando por ejemplo. En el porno he hecho videos en donde la he pasado genial y otras en lo que todo fue un poco más automático o que hubo momentos de cansancio por una pose incómoda o tuve que grabar con alguien con quien a pesar de llevarme bien no sentía atracción.

BBAjjI3

  1. ¿Es difícil para la pareja de una actriz porno o trabajadora sexual aceptar su trabajo? 

Claramente depende de la persona con la que uno se relacione, pero por lo general, puede resultar complicado por los mandatos sociales que destinan a las mujeres que ejercen el trabajo sexual o están con más de una persona como una mala mujer. Sin embargo, hay personas que no tienen problema con eso o pueden vivirlo de manera normal y entender que el porno o la prostitución son simplemente un trabajo.

  1. ¿Qué piensas del porno como herramienta de educación sexual?

Si la mayoría de la gente ve el porno como la herramienta que les enseña a tener sexo es porque la educación sexual que tenemos tanto en el colegio como en nuestras casas es deficiente o muchas veces nula. Deberíamos saber que las películas son películas como lo son las de acción o fantasía y que se está actuando y por ello exagerando algunas cosas para que se vea mejor en la cámara, que si no se usa preservativo es porque los actores se hicieron analíticas antes, que todo está consensuado antes, que las fantasías son fantasías y que debemos contextualizar lo que estamos viendo. Se suele culpar al porno de cosas que en realidad son culpa de la sociedad en general.

  1. ¿Qué es lo más difícil y lo que más te gusta de ser actriz porno?

Lo más difícil de ser actriz porno es el estigma que hay hacia el trabajo sexual y sobre el hecho de que una persona decida usar su erotismo y sexualidad para trabajar. Todo el mundo tiene sexo y mira porno pero si alguien dice que trabaja de ello, es algo que hay que apuntar con el dedo y criticar desde una visión moral. Lo que más me gusta es que para mí no solo es un trabajo sino también la expresión más fuerte que encontré de hacer con mi cuerpo lo que quiero. Pude desprenderme de la mirada moral de los demás que quiere controlar los cuerpos ajenos y que pretende decidir qué tipo de sexualidad es la correcta y eso sin el trabajo sexual seguramente me hubiese costado muchísimo más.

  1. ¿Qué críticas le harías a la pornografía?

La crítica principal que le hago es la misma que podría hacerle a otras industrias: más inclusión y diversidad de otros cuerpos, más mujeres detrás de las cámaras, que la sexualidad deje de girar en torno al placer del hombre y que los videos dejen de terminar cuando el hombre llega al orgasmo como si ese fuera el final del acto sexual y se ignore por completo el placer u orgasmo de la mujer.