Mejora tu orgasmo con el Kung-fu vaginal (Los huevos de jade)

Un estudio reciente ha concluido que solo el 35% de las mujeres heterosexuales llegan al orgasmo mediante la penetración. Pero esta cifra se eleva cuando aparece la estimulación genital, pues entonces: el 80% de las mujeres heterosexuales y el 91% de las lesbianas llegan al clímax.

54043

Básicamente, se trata de tonificar los músculos de nuestro suelo pélvico con la ayuda de un peso (a diferencia de lo que ocurría con los ejercicios Kegel en los que la estimulación se realiza sin ningún implemento o agregado)

Verónica Vivero, reconocida sexóloga, autora de  de  Presbicia Emocional. asegura que con este procedimiento es nuestro organismo el que se encarga de trabajar, sin que la mujer se active y explica el método de esta forma: “Introducimos en nuestro canal vaginal una piedra, que generalmente suele ser de jade porque es muy resistente, a la que se le ata una cuerda de nailon que sujeta una bolsa con piedras u otro tipo de carga. Después se trata de apretar, es decir, de contraer el canal vaginal para aguantar el peso, mientras abrimos ligeramente las piernas y nos balanceamos ligeramente de adelante atrás, creando un efecto péndulo.”

“Así aprendemos a controlar y contraer los músculos de la vagina, y al hacerlo la calidad de los orgasmos es mayor porque las contracciones son más intensas. Además, tendremos una libido más elevada porque la zona aumenta en vascularización e irrigación y eso hará que sintamos un mayor deseo”.

Estos ejercicios también influyen favorablemente en otros aspectos de la vida cotidiana femenina. “Cuanto más tonificado esté nuestro suelo pélvico, mejor preparadas iremos al parto, y mejor recuperación tendremos después. Pero también previene aspectos como la incontinencia urinaria”.

Usualmente aparecen problemas para identificar la zona específica que debe trabajar la mujer en cuestión, la sexóloga Vivero recomienda realizar una sencilla prueba. “Cuando vayamos al baño, si nos aguantamos las ganas de orinar durante un rato, comprobaremos que estamos haciendo fuerza con la zona indicada.”

Ana Lombardía, sexóloga y autora del libro Sexo en la piel, asegura que existen otras opciones más recomendables. “Los huevos de jade son muy bonitos, pero hay otras alternativas que están hechas con silicona médica, como las bolas chinas o los conos pélvicos, que tienen una forma que se introduce con más facilidad en la vagina.

Existen en el mercado  objetos de silicona hipo alergénica, especialmente diseñados para este fin, con la finalidad de prevenir infecciones urinarias o de otro tipo. “El uso de bolas chinas de calidad es siempre lo más aconsejable. Además, ahora en el mercado las hay de muchos tipos, y puedes ir haciendo tu plan de entrenamiento mientras vas modificando los pesos.”

No recomiendan dejar el objeto dentro del cuerpo durante la noche o el tiempo que estas durmiendo pues: “Esto podría suponer un sobresfuerzo y el músculo se podría saturar. Además, el ejercicio no sirve de nada si estás sentada o tumbada, por lo que ponérnoslo durante las horas de  sueño no tiene ningún efecto positivo. Si estás de pie o en movimiento, la vagina de manera inconsciente, hace fuerza para sostener el peso; pero si estás tumbada o sentada, el cuerpo está relajado y las bolas se sujetan por sí solas”.

 

GuardarGuardar