¿Sufres de eyaculación retardada?

El tiempo que invertimos en el aspecto sexual cotidiano, es decir, en las relaciones sexuales siempre es un tema que preocupa y usualmente es porque llegamos al orgasmo muy rápido: eyaculación precoz. Pero también se da el caso contrario: cuando duras demasiado tiempo para llegar al orgasmo también puede ser problemático. El Instituto Sexológico Murciano estima que en España entre un 1% y 4% de hombres sufren esta disfunción y esto se considera un porcentaje un tanto alto.

“La dificultad para eyacular aun cuando se produce una erección completa y suficiente excitación y estimulación sexual”, es lo que se conoce como Eyaculación retardada y aquí hay que destacar que lo habitual es que la dificultad aparece solo durante la relación sexual, pues varios especialistas aclaran que “el 85% de los hombres con eyaculación retardada es capaz de alcanzar el orgasmo a través de la masturbación”.

Carlos Balmori, urólogo y especialista en Medicina Sexual y Reproductiva, destaca que es importante “diferenciar lo que es una eyaculación retardada de origen psicológico de aquellas que tienen una base física u orgánica”, y especifica que “las de origen psicológico son aquellas que presentan un marcado retraso en la eyaculación o incluso la falta de eyaculación que persiste durante al menos 6 meses. El individuo lo vive como una situación de estrés y además no tiene que tener un origen físico o enfermedad mental, ni por la toma de medicaciones o drogas, ni por problemas severos de relación con la pareja”.

Al parecer, se trata más bien de un problema de concentración, que te inhibe y no te deja llevar en el acto sexual. Desde el Instituto Sexológico Murciano aclaran que “la falta de deseo rara vez es la causa”, diferenciando además entre la eyaculación retardada que llaman primaria y “la que presentan aquellos hombres que nunca han sido capaz de eyacular durante el coito”, de la secundaria, que es la que ocurre en “hombres que han sido capaces de eyacular durante el coito alguna vez en su vida, pero ya no son capaces de hacerlo”.

La Sociedad para la Terapia y la Investigación Sexual aporta unos parámetros que califican que el encuentro es “demasiado corto” cuando dura de 1 a 2 minutos; “adecuado”, de 3 a 7 minutos; “deseable” de 7 a 13; y “muy largo”, de 10 a 30 minutos.

Marina Agis, destacada sexóloga señala que “uno de los factores a los que puede achacarse es el porno, en el que vemos a esos actores hacer jornadas maratonianas de en cuanto al coito en concreto”. En contrapartida, ve claro que “tendríamos que acabar con esta relación calidad-tiempo ya que no aporta nada bueno a nuestras relaciones sexuales. Todo ello ayudará a solucionar muchas de las dificultades, no solo de eyaculación sino también relacionadas con la erección”.