Fantasías vs. deseos sexuales

Deseo es “aquello” que aún no hemos hecho por que no se ha presentado la ocasión o porque no nos hemos atrevido pero que nos gustaría probar.

images

Fantasía es lo que nos excita en el terreno de la imaginación, pero que no querríamos probar porque sabemos, de antemano, que no nos va a resultar satisfactorio.

Estamos muy claros que lo que para unas personas pueden ser deseos, para otra pueden ser fantasías. Por ejemplo: para una mujer determinada pueden ser deseables la penetración anal, los tríos o menages o las relaciones homosexuales,  cosas que otra mujer no desearía pero que tal vez si le servirían para alimentar sus fantasías.

Hay mujeres a las que las pone “calientes” imaginar que las violan, pero NO desean en absoluto que les ocurra. Pero, además, creo que existen unos límites generacionales en el terreno de los deseos, y por otra parte, cada una tiene unos límites de tipo personal y otros que son sociales. Para la generación de nuestras madres la masturbación era algo malo, porque socialmente esa era la valoración que se hacía. Hoy alguna mujer puede vivirlo como tabú, pero la sociedad, al menos en la que vivimos la mayoría, lo admite como algo valido.

Para mucha gente, ese límite que todos aceptamos es el de las relaciones sexuales con niños, algo que la sociedad rechaza y castiga y con lo que la gran mayoría de las personas no hallarían satisfacción. Un ejemplo que se contrapone totalmente a este es el de las relaciones sadomasoquistas (Bondage) que en el ámbito general son aceptadas, siempre que se hagan con libertad y con deseo completo de los participantes

Algunas mujeres desean acostarse con dos mujeres a la vez, y desean que sean féminas con las que se sientan en confianza y que a su vez les atraigan las mujeres. Otras sueñan con hacerlo con dos hombres, pero a veces resulta que entre ellos no hay atracción sexual y resulta que la mujer termina siendo el centro de la atención de ambos y se puede sentir hasta acosada u hostigada.

Otra fantasía que a veces se vuelve deseo, es que alguien te tape alguna vez los ojos y llegue una persona desconocida y te haga el amor con ardor, y que  no sepas quien es, ni siquiera si es hombre o mujer. Y que cuando termine y se vaya, tú sigas sin conocer su identidad.