Lo que ansían las mujeres en el sexo oral

Usa tu lengua correctamente: Entre más natural la muevas es mucho mejor; déjenla suelta, entre más suave y relajada, mayor relajación y por lo tanto más salivación. De vez en cuando es bueno endurecerla un poco y usarla de una forma punzo penetrante, pero la mayoría prefiere que ésta apenas acaricie toda el área genital.

a9ba2e1c-aa78-4585-a96a-4a5a9ace9ffe-high

 

Combinar varias técnicas: No todo es la lengua: de repente hay que usar  los dedos o acariciar el área cercana, al mismo tiempo que se “lame”. Pueden intercalar diversas técnicas o formas o estimular con juguetes eróticos especialmente diseñados para tal fin.

No exagerar al estimular el clítoris: Es una  zona muy sensible y no sólo al placer, sino al dolor y otras sensaciones. No pases la lengua con desesperación,  ni estimulen manualmente con rapidez y brusquedad. La zona es tan sensible que a veces, en vez de provocar un momento placentero, terminas ganándote  un reclamo o una queja por el daño causado.

Saber cuándo parar: A veces llega un punto en el que la excitación se difumina y es importante identificar ese instante en el que ella ya no es tan efusiva; pues significa que es momento de cambiar de técnica, o bien, de detener el acto.

“Así” no significa “más duro” o “más rápido”: Si ella dice que así le gusta es porque le estás haciendo las cosas muy bien. No quiere decir que aumentes la velocidad o la rudeza de tu accionar. No lo empeores o lo hagas difícil o incómodo, escúchala y déjala que te guie.

Sé sensual, No es porno: La actuación en cuanto al sexo oral puede ser una de las formas más desagradables de comenzar. Por lo que debes ser muy natural y espontánea en la forma que te expresas. No siempre es tan placentero haciéndolo de manera ruda, intensa o grotesca como se ve en el porno; para todo hay momentos y formas.

Entender cuando  es suficiente: A veces, la excitación te provoca el afán de seguir, y usualmente los hombres ignoran un poco la petición de ellas, enfocándose en su propio placer. Detenerse y subir a otras áreas del cuerpo puede ser la mejor alternativa cuando una mujer ha dicho que es suficiente, no te excedas.