El placer de los gorditos

El sobrepeso no es obstáculo para que una persona pueda sentir y gozar plenamente su sexualidad, hay que aclara que son otros los asuntos que deben afrontar quienes aparecen marcados como pacientes obesos. ¿Es la gordura como se dice comúnmente, un impedimento para tener buen sexo? No! El goce viene dado por un componente psicológico fundamental y por el ambiente que rodea a la pareja.

ash3-660x330

La pregunta no es ociosa, porque involucra 2 aspectos presentes en el acto sexual: la salud y la estética. Es verdad que hay obesas que evitan los encuentros eróticos para que no los vean tal y como son, de tal manera que ocultan sus cuerpos para que no los vean desnudos. Otros utilizan su obesidad como mecanismo de defensa para evitar los lazos afectivos y eróticos. Hay una imagen estereotipada de los gorditos como seres alegres, felices que gozan de la vida y del sexo, y tal vez sea así, en algunos casos. Pero si hablamos de la obesidad como tal y no de unos kilos de más, es sabido que ello es motivo de preocupación por posibles enfermedades, y eso influye a la hora del sexo.

Seamos claros, la obesidad es una condición de carácter crónico, modificable a través de diferentes o hábitos de vida. Pero hay que insistir que la obesidad no es solo un problema estético, si no básicamente sanitario. El tema de la obesidad y el sexo fue tratado en un simposio de especialistas, donde se ratificó que el placer sexual obedece a fenómenos multifactoriales.  La sociedad occidental propicia una especie de tiranía por la figura y citaba como ejemplo la imagen que transmiten los personajes de series y películas y los que trabajan en televisión: delgados, siempre bellos, muy arreglados y siempre en la línea.