Atraer a alguien con cambios de actitud

Cuando alguien trata de atraer a las personas, todo el mundo  opina de una manera diferente. Por ejemplo, algunos amigos te dirán que lo ideal es ignorar a quien te gusta para llamar su atención, mientras que otros te dirán que debes ser atento y cariñoso para ser percibido como un seductor.

Lenceria

No existen fórmulas perfectas con las cuales puedes conquistar a alguien, pues cada ser humano es distinto, e incluso una misma persona puede cambiar de preferencias y conductas a medida que pasa el tiempo. Sin embargo, existen unos sencillos cambios de actitud que resultan muy atractivos por la seguridad y confianza que reflejan, y la atracción que crean.

Independencia

Un individuo que se nota que es independiente es mucho más atractivo que alguien que refleja una dependencia que podría convertirse en la responsabilidad de otro. Puedes mostrar tu independencia al convertirte en tu propia prioridad.

Personalidad propia

Cuando hacemos lo que nos gusta y comprendemos qué nos apasiona, empezamos a diseñar nuestra propia personalidad. Este es un rasgo que se vuelve atractivo por auténtico.

Claridad de pensamientos y de emociones

Si sabemos expresar con claridad lo que pensamos y sentimos, también podemos ser atractivos para los demás. La comunicación clara es clave en cualquier encuentro. Este trabajo es interno, pero termina por reflejarse ante los otros.

Mente abierta y amplia

Cuando conocemos a alguien y mantenemos la mente abierta hacia lo que esa persona quiere contarnos, nos volvemos más atractivos que si vamos por la vida con una idea preconcebida de lo que debe ser el otro, pues esta actitud ejerce presión sobre los demás.

Actitud ligera

Ya sea que puedas reírte de un chiste o que puedas hacer planes sin complicar demasiado las cosas, una actitud ligera siempre ayuda al momento de conocer gente. Trata de fluir con el presente y verás que los otros te buscarán más.

Las fórmulas para convertirse en un cierto tipo de persona siempre pueden plantear excepciones, y es completamente normal. Sin embargo, estos sencillos cambios de actitud no sólo te ayudarán y motivarán a conocer gente y entablar mejores relaciones, sino que también pueden beneficiar tu propia autoestima y seguridad.